En la Universidad de Griffith, Australia, se logró un importante avance en la velocidad de almacenamiento informático y, por si esto fuera poco, en el cifrado de los contenidos digitales para evitar la filtración de datos y la difusión de archivos sin el consentimiento del usuario. Los gobiernos, que cuentan con millares de documentos clasificados, más que felices con la novedad.

Un equipo de científicos de la citada institución lograron disminuir casi un centenar de veces la rapidez para transmitir datos en un disco duro cuántico. Para que vayamos entendiendo bien de qué se trata, te comento que esta tecnología se basa en unidades de información (llamadas qbits) que se entrelazan entre partículas como los fotones, que además pueden conectarse independientemente de la distancia en la que se encuentren.

De esta forma, resulta muy difícil obtener los datos, ya que no importa si se logra rastrear su procedencia y la conexión de un puerto a otro es cifrado en pares de variables. La principal dificultad hasta el momento era que los qbits son extremadamente frágiles y colapsan en milisegundos, hecho que el Centro de Dinámicas Cuánticas de la Universidad de Griffith pudo mantener por un tiempo de hasta 6 horas.

Este gran avance se pudo obtener gracias a la utilización de europio, un elemento químico poco saludable para el ser humano contenido en algunos dispositivos como televisores, que permitió que se graben con láser estados cuánticos sobre los átomos que lo contienen en un cristal, para explicarlo de la manera más simple posible. Luego, estos estados pueden enviar la información contenida a grandes distancias en un tiempo inédito.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.