A partir de este miércoles 19 de agosto, todas las empleadas que se desempeñen en la administración pública en el territorio de la provincia de Buenos Aires van a disponer de un día de licencia al año para realizarse los estudios de Papanicolau (PAP) y radiografía o ecografía mamaria.

Esta iniciativa de los senadores Marcelo Carignani, Cristina Fioramonti y Luciano Martini (pertenecientes al Frente para la Victoria) fue finalmente aprobada y se convirtió en ley, por eso resultó comunicada y publicada a través del Boletín Oficial, y establece modificaciones en el Artículo 38 de la Ley 10.430 para incluir la correspondiente licencia con percepción de haberes dentro de la nómina de derechos de las trabajadoras públicas.

Asimismo, el nuevo Artículo 58 bis determina que «el personal femenino gozará de licencia de un día al año con goce íntegro de haberes, a efectos de facilitar su concurrencia a realizarse el examen de Papanicolaou y/o radiografía o ecografía mamaria, hecho que deberán acreditar mediante la presentación de certificado médico».

Al respecto, Cristina Fioramonti se expresó sobre su propuesta, al manifestar que «es una herramienta más que va encaminada a evitar que las mujeres pierdan su vida por la falta de un diagnóstico a tiempo». Además, la senadora detalló que «a partir de esta iniciativa pretendemos estimular al personal femenino de la Administración Pública de nuestra provincia para que se realice los exámenes anuales y así facilitar la detección temprana de enfermedades como el cáncer de útero y el de mama».

Finalmente, la representante explicó los beneficios de impulsar políticas públicas menos «visibles» como estas: «Como bien es sabido, la realización periódica del Papanicolaou es, hasta ahora, el único método eficaz y validado por la comunidad científica internacional para la prevención del cáncer de útero». A su vez, «lo mismo sucede con la radiografía o la ecografía mamaria: es la forma más efectiva de detectar a tiempo lesiones malignas».