A partir del próximo mes de junio, las compañías prepagas que brindan servicios de salud fueron autorizadas a incrementar sus cuotas en un 9%, según expresó el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, en conferencia de prensa, luego de la medida de fuerza que agrupaciones patronales de centros de salud nucleados en la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra) adoptaron por 24 horas para lograr el esperado ajuste de tarifas.
De todas formas, la reglamentación vigente establece previamente «una notificación de 30 días», según palabras del propio Capitanich, por lo cual los abonados deberán recibir el correspondiente aviso del incremento del servicio.
Al respecto de la situación, Jorge Cherro, presidente de Adecra, manifestó que «la crisis que atraviesa la salud privada parece no tener fin. La situación que enfrenta el sector es realmente preocupante, ya que las clínicas y sanatorios se encuentran con un desfasaje en lo que refiere a los aranceles prestacionales, tanto con las empresas de medicina prepaga como con PAMI».