Hoy te dejo dos alternativas muy distintas para salir de bares y de copas. Un lugar sofisticado, estilo neoyorquino para “jugar y crear” con la carta de tragos y probar sabores nuevos. Una buena alternativa para conversar largo y tendido con un amigo o para una cita. Por otro lado, una propuesta tentadora para una salida gasolera en grupo seguida de “bailongo”, si no sos fan de los boliches grandes.
Negroni
negroniEn la esquina de El Salvador y Fitz Roy, este bar rinde homenaje al clásico trago italiano. Redescubierto en los últimos tiempos por los bartenders, representa el aporte de ese país a la coctelería internacional. Con pisos estilo tablero de ajedrez, espejos y luces, Negroni ilumina este rincón de Palermo con mucho estilo y elegancia. No hay nada más placentero que sentarse en esta esquina a degustar un trago bien fresco una tarde de verano, con la posibilidad de elegir variantes en la preparación del Negroni y armarlo a tu gusto. La propuesta es “jugar y crear”. Para comer es imperdible la hamburguesa casera con las papas rústicas y aderezos, un plato muy sabroso. Entre los tapeos se destacan las papas bravas con alioli y pesto de jalapeños y la tortilla de papa a la española. Los paninis son muy tentadores, con variadas opciones, desde jamón crudo, gruyere y rúcula hasta salmón ahumado, queso Philadelphia, palta y hojas verdes. Y, por supuesto, las infaltables pizzas, muy originales, algunas con pollo, salsa barbacoa y también con lomo. Es para conocer y probar algunas de estas excentricidades. El precio promedio por comensal es de 100 pesos.
Sugar
sugarOtra alternativa bastante opuesta es este bar de luces y paredes rojas en Costa Rica y Armenia. El ambiente es muy buena onda y el espacio es muy cómodo y amplio, ideal para ir con grupos grandes que luego quieren quedarse a bailar un rato. Cuenta con dos pantallas gigantes donde pasan deporte y videos ochentosos. Los tragos son muy ricos y generosos, el daikiri de frutilla es espectacular y está a 37 pesos, ¡un regalo! También cuenta con happy hour hasta las 00 horas e incluye algunos aperitivos. Las especialidades de la carta son: para picar, chicken fingers, papas fritas con queso cheddar, nachos con queso, guacamole y salsa; para saciar el espíritu, hamburguesa con queso azul y portobellos grillé, alitas de pollo estilo “buffalo”, falafel y crocante en pan árabe con salsa tahini. Para ser un bar bailable la comida es riquísima, imperdibles las papas con queso cheddar y los chicken fingers, abundante y para compartir. Los chicos que atienden son muy copados y hacen buenas sugerencias.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.