El 2020 igualó el anterior récord como el año con mayores temperaturas en la historia. De esta manera, el calentamiento global (pese a la pandemia de coronavirus que detuvo durante un tiempo la generación de dióxido de carbono por parte de la humanidad y la redujo en hasta 7%) mantiene su tendencia.

Al respecto de los recientes estudios de Copernicus que se presentaron en la Unión Europea (UE), estos indican que el año que acaba de concluir ostenta la marca de 1,25 grados centígrados por encima de los registrados en la era preindustrial. Asimismo, desde la organización explicaron que 2020 arrojó idénticas cifras que 2016, pero hay que tener en cuenta que cinco años atrás ocurrió el fenómeno de El Niño, que provocó un incremento de la temperatura en todo el mundo.

De todas formas, «está claro que sin los impactos de El Niño y La Niña», respectivamente en ambos periodos antes mencionados, «habría sido el más cálido jamás registrado», aseguró Zeke Hausfather, climatólogo del Breakthrough Institute, sobre los últimos doce meses.

Además, al respecto de la preocupante tendencia global, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) la década 2011-2020 fue la más calurosa desde el inicio de la era industrial y el último lustro fue el de mayores temperaturas registradas en toda la historia, «que nos recuerda una vez más la urgencia de reducir las emisiones de manera ambiciosa con el fin de prevenir los efectos nefastos sobre el clima en el futuro», afirmó Carlo Buontemmpo, director de Copernicus, en un comunicado.

«Si bien las concentraciones de dióxido de carbono aumentaron ligeramente menos en 2020 que en 2019 (413 partes por millón en el mes de mayo del año pasado), no podemos dormirnos en los laureles. Mientras las emisiones mundiales netas no se reduzcan a cero, el dióxido de carbono continuará acumulándose en la atmósfera y provocará un nuevo cambio climático», afirmó Vincent-Henri Peuch desde Copernicus.