La geopolítica y la justicia internacional tienen caras nuevas, países que se suman y que lideran bloques. Eso pasó en el grupo BRICS y en la Corte Penal Internacional.

En el caso del bloque integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (las cinco mayores economías emergentes) fue el turno de cambio en la presidencia pro témpore, que quedó en manos del gigante europeo.

BRICS va por reformas financieras e integración energética

En su declaración inaugural al mando del BRICS, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que «la presidencia rusa estará orientada al máximo uso eficaz del potencial de los cinco para reforzar la seguridad y estabilidad en el mundo» y afirmó que «Rusia toma el testigo de la presidencia de BRICS, una unión de cinco Estados grandes e influyentes, en los que vive casi la mitad de la humanidad y se produce el 30% del PIB mundial».

La próxima cumbre del organismo tendrá lugar el 8 y 9 de julio en la ciudad rusa de Ufa, y Putin delineó los principales objetivos que buscará del BRICS. «La aprobación de una estrategia de cooperación económica entre los países de la unión, la puesta en marcha del Banco de Desarrollo y de un Fondo común de Reservas en divisas», indicó el mandatario en un comunicado.

También impulsará el lanzamiento del Banco del Sur, el fondo común de divisas, promover la reforma del FMI y profundizar la cooperación industrial y energética.

El Nuevo Banco de Desarrollo tendrá su sede en la ciudad china de Shangai, contará con un capital inicial suscrito y desembolsado de 50.000 millones de dólares, de los que cada país miembro aportará una quinta parte, si bien está autorizada una ampliación hasta los 100.000 millones de dólares.

En el tema del FMI, el funcionario del Ministerio de Exterior ruso, Vadim Lúkov, señaló que el BRICS es una alianza reformadora que tiene la misión estratégica de reformar el organismo multilateral de crédito. «El FMI empezó a funcionar en la época de la Guerra Fría para posibilitar a los países occidentales la realización de sus intereses, pero ahora, en una economía multipolar, urgen cambios», sostuvo Lúkov. «La fórmula del cálculo de los votos en el FMI debe quedar limpia de obstáculos artificiales y criterios anticuados», remarcó el diplomático.

En el aspecto energético Lúkov expresó que «hemos propuesto crear un banco de reserva de combustible y crear una asociación energética. En total, son 37 iniciativas. También esperamos propuestas por parte de nuestros socios».

Por su parte, Putin aseguró que durante su liderazgo los países del BRICS buscarán mayor coordinación para actuar en los temas de actualidad internacional. “Los países BRICS se pronuncian consecuentemente por la solución pacífica de los conflictos internacionales y condenan cualquier intento de presión e injerencia en los asuntos internos de los Estados soberanos», señaló en un comunicado. Rusia está acusada de intervenir incluso con tropas en la crisis de Ucrania y el Presidente afirmó que centrará la responsabilidad rusa del grupo «en fortalecer la seguridad y la estabilidad en el mundo».

Finalmente, Putin indicó que durante su mandato se promoverán contactos en el área de educación, cultura, ciencia y salud pública. «En el periodo que dure la presidencia de Rusia (en los BRICS) se creará la cumbre juvenil de los BRICS y la cumbre global universitaria. Consideraremos además la posibilidad de fomentar el diálogo interparlamentario, en cuyo marco los legisladores podrían participar de manera directa en la resolución de tareas conjuntas», se menciona en el documento.

Sin Argentina en los BRICS

Tras ser invitada a participar en la última cumbre del bloque celebrada en Brasil, se especuló con que Argentina sería invitada a integrar de manera formal el grupo político-económico. Sin embargo, todavía habrá que esperar.

Lúkov explicó que «no hay planes de adhesión de Argentina a los BRICS durante nuestra presidencia en el grupo, pero estamos proponiendo la cooperación estratégica a diversos niveles». En febrero pasado el embajador argentino en Rusia, Pablo Anselmo Tettamanti, indicó que esperaba fortalecer las relaciones entre ambos países. «Apreciamos nuestras relaciones con el grupo y compartimos el mismo punto de vista sobre varios temas», señaló.

Las mayores posibilidades de cooperación entre ambos países son en el aspecto energético. «Las reservas de petróleo y gas de esquisto, según demuestran varios descubrimientos, son de las más importantes a escala global y las segundas en América», precisó Tettamanti.

Palestina se suma a la Corte Penal Internacional

Finalmente, Palestina se adhirió como país miembro a la Corte Penal Internacional (CPI) a pesar de las quejas y protestas elevadas por Israel para impedir esta integración. El mandatario palestino, Mahmud Abbás, había suscripto a principios de año los documentos formales para ser miembro del organismo.

La membresía de Palestina al organismo posibilitará que se demande y se inicien acciones legales contra Israel por los crímenes cometidos en la ofensiva contra la Franja de Gaza de julio y agosto de 2014, así como por las construcciones ilegales en los territorios palestinos ocupados. La «Operación Margen Protector» se extendió por más de 50 días, pese a la protesta mundial. Además de las miles de víctimas fatales, los daños de la infraestructura en Gaza son casi irreparables. El gobierno palestino estimó en 7 mil millones de dólares los fondos necesarios para la reconstrucción del país.

Ante la intención palestina de sumarse a la CPI, Tel Aviv dijo que congelaría los más de 127 millones de dólares de los fondos pertenecientes a los palestinos, violando el Protocolo de París de 1994.

En diciembre de 2014 Palestina fue aceptada por la CPI como observador, lo que posibilitó que una delegación palestina participara en las reuniones de la Corte. Pese a esto, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) rechazó el proyecto de resolución que determinaba un plazo de tres años para la creación del Estado palestino en localidades ocupadas ilegalmente por Israel.