Finalizó en Japón la Copa del Mundo de voley masculino con una destacada participación del seleccionado argentino que entrena y dirige Julio Velasco. Asimismo, en México culminó el Mundial Juvenil y Argentina se colgó la medalla de plata con un subcampeonato que augura gran futuro para la disciplina a nivel nacional.

Pese a que el cierre del certamen dejó una derrota ante el campeón Estados Unidos por 3-1 (25-20, 25-21, 17-25 y 25-20), el saldo resulta positivo con la obtención del 5° lugar en la tabla de posiciones. Recordemos que los dos primeros de la competencia lograron pasajes a los próximos Juegos Olímpicos (los norteamericanos e Italia). Además del título, Matthew Anderson se quedó con el premio al mejor jugador de esta edición.

En cuanto a la Argentina, el combinado nacional obtuvo 7 triunfos y cayó en 4 ocasiones (precisamente, ante las «potencias»: los mejores cuatro de la copa), se quedó con 26 sets y cedió 16, y convirtió 985 puntos y recibió 922. Otro dato de valor para nuestro país es que Sebastián Solé fue elegido en el equipo ideal de la competencia, quien tuvo una actuación sobresaliente en la mayoría de los juegos. También mostraron sobradas aptitudes Facundo Conte (segundo mayor goleador del torneo) y Luciano De Cecco.

Las posiciones finales son las siguientes: 1° Estados Unidos (10 victorias y 1 derrota), 2° Italia, 3° Polonia, 4° Rusia, 5° Argentina, 6° Japón, 7° Canadá, 8° Irán, 9° Australia, 10° Egipto, 11° Venezuela y 12° Túnez.

El plantel argentino

El equipo albiceleste que viajó a Japón se conformó con Sebastián Closter, Facundo Conte, Pablo Crer, Luciano De Cecco, Sebastián Garrocq, Maximiliano Gauna, Pablo Guzmán, Federico Martina, Ezequiel Palacios, Cristian Poglajen, Martín Ramos, Sebastián Solé, Nicolás Uriarte y Luciano Zornetta.

Los próximos compromisos del seleccionado están más cerca de lo pensado: el miércoles 30 de septiembre debuta en el 31° Campeonato Sudamericano ante Guyana, el 1° de octubre enfrentará a Uruguay y el día 2 lo hará ante Colombia.