En el inicio de la cuarta jornada de fase de grupos, River Plate fue una máquina en Perú y goleó a Binacional por 6 a 0. Con esta victoria, el conjunto de Núñez se acomodó en la segunda posición del Grupo D.

Nicolás De la Cruz, John Fajardo (en contra), Julián Álvarez, Ignacio Fernández y Lucas Pratto, por duplicado, fueron los autores de los goles del conjunto argentino. La «banda» fue muy superior al elenco inca en lo individual tanto como en lo colectivo.

La noche fue redonda para River, ya que Sao Paulo cayó en Quito frente a Liga Deportiva Universitaria por 4 a 2 y se despegó de los brasileros por 3 puntos. Los ecuatorianos son los punteros del grupo con nueve unidades. ¿Los goles? Jhojan Julio (2), Cristian Borja y Billy Arce anotaron para Liga (que contó con los argentinos Adrián Gabbarini, Ezequiel Piovi y Lucas Villarroel), mientras que para el perdedor lo hicieron Santiago Trellez y Brener.

Nacional (Uruguay) es el primer equipo clasificado a los octavos de final gracias a la victoria 3 a 1 sobre Estudiantes de Mérida en Venezuela. Thiago Vecino (2) y Renzo Orihuela gritaron para el elenco de Montevideo, Ronald Rivas anotó el único tanto de los venezolanos. Los charrúas tienen puntaje ideal en el Grupo F (la misma zona que integra Racing Club).

Flamengo, último campeón del certamen, dejó atrás la goleada sufrida frente a Independiente del Valle y derrotó a Barcelona, en Guayaquil, por 2 a 1. Georgian De Arrascaeta y Pedro marcaron los goles de los cariocas. Leandro Martínez, mediocampista argentino, anotó el tanto de los locales. Por la misma zona (Grupo A), Junior de Colombia vapuleó a Independiente del Valle (Ecuador) por 4 a 1. El partido se disputó en Barranquilla y tuvo varios argentinos en cancha del lado de los visitantes: Pablo Alvarado, Cristian Pellerano, Lorenzo Faravelli y Christian Ortiz.

Por el Grupo B, Tigre tuvo todo para quedarse con el partido frente a Bolívar (Bolivia) pero chocó con Javier Rojas, arquero visitante. El 1 le atajó un penal a Pablo Magnin (autor del tanto «Matador») en el último minuto de juego, por lo que el partido finalizó 1 a 1. Marcos Riquelme anotó para los bolivianos tras una jugada desafortunada del arquero de Tigre, Gonzalo Marinelli.