El nacimiento debe ser un momento íntimo donde los padres y el niño que nace sean los únicos protagonistas.
Desde el lunes pasado y hasta este viernes 22 de mayo se desarrolla la Semana Internacional por un Parto Respetado. Este año hace énfasis en el lema «Apoyo continuo para mí y para mi bebé: el nacimiento es una cuestión pública».
En la Argentina desde 2004 existe la Ley 25.929 que habla sobre los derechos de los padres e hijos al momento del parto, pero esta ley (fundamental para todos) aún no se encuentra reglamentada, por lo cual no se respeta.
Por otra parte, hablamos de Parto Respetado cuando se promueve el respeto por los tiempos biopsicológicos de la mujer que va a parir, donde la pareja sea informada de los procedimientos que se realizarán en el cuerpo de la madre y con el niño recién nacido. Además, es importante que los padres sepan que la Ley 25.929 menciona que la mujer tiene derecho a estar acompañada durante el proceso del nacimiento por una persona que ella elija. Esto rige tanto para los partos vaginales como para las cesáreas.
También hace referencia al contacto inmediato con el bebé, favoreciendo el vínculo y la lactancia, donde los procedimientos médicos de rutina pueden esperar un tiempo para ser realizados. Tanto antes como después del parto la madre tiene derecho a recibir toda la información que necesite y conocer los beneficios de la lactancia materna.

Vos Podés

En la ciudad de La Plata trabaja la ONG Vos Podés, una asociación civil por los derechos del parto, el nacimiento y la crianza que tiene por objeto promover el estudio estadístico sobre cuestiones especificas que hacen a la manera de nacer; convocar e integrar a otras organizaciones que trabajan en la región por el mismo paradigma; fomentar programas que tiendan al respeto del proceso embarazo, parto y crianza; difundir esta visión para que los padres/madres tengan derecho a elegir la manera en que traen a sus hijos al mundo; realizar talleres de sensibilización de la población en torno a los derechos del parto y del nacimiento; atender las situaciones de conflicto o crisis que puedan presentar las madres durante el parto y el puerperio y la lactancia; organizar seminarios de difusión y de capacitación; capacitar efectores de la salud; colaborar con el Poder Legislativo en los proyectos que refieran a esta problemática; trabajar en pos del orden y salud pública; trabajar en el aprendizaje de conocer el propio cuerpo y prepararse para la maternidad, desde el parto y atender el bien común, los derechos fundamentales y la integridad psicofísica de las personas.
Para este año se realizará, el viernes 29 de mayo, un evento en colaboración con el Foro por los Derechos del Niño, La Red Latinoamericana y del Caribe para la Humanización del Parto y el Nacimiento (Relacahupan) y el Consejo Provincial de las Mujeres. Comenzará por una marcha desde 8 y 45 en La Plata hasta el anexo de la Cámara de Diputados, donde se realizará una radio abierta y contarán con la participación de diferentes expresiones artísticas.

Campañas de visibilización

En muchos puntos del país cada vez más son las asociaciones de personas que trabajan por visibilizar el tema del Parto Respetado, prevenir y acompañar a mujeres víctimas de Violencia Obstétrica, al tener en cuenta que el embarazo y parto no sean considerados una enfermedad y previniendo los casos de medicalización inecesaria del proceso y al tratar de reducir los casos de cesáreas innecesarias, de poner a los padres y el niño como protagonistas y respetando los procesos naturales.

Violencia Obstétrica

Se entiende por esta expresión a cualquier acción que cree patología en los procesos reproductivos naturales y biológicos, expresados en un trato deshumanizado por parte de los profesionales de la salud, relacionadas con todo el procedimiento que conlleva un embarazo, desde el período de gestación hasta el post parto, y que afecte de manera directa o indirecta el cuerpo y los procesos reproductivo de las mujeres.
Si fuiste víctima de Violencia Obstétrica podés hacer la denuncia con solo hacer clic acá.
Tengamos en cuenta que es necesario el apoyo continuo para mí y para mi bebé, porque el nacimiento es una cuestión pública.