La futbolista islandesa Sara Björk Gunnarsdottir le ganó una demanda al Olympique Lyonnais.

Dicha demanda hacia el club francés se realizó porque se negó a pagarle el sueldo mientras ella estuvo embarazada, que tuvo una resolución positiva hacia la deportista, quien percibirá 82.000 euros a modo de indemnización.

En su momento, Gunnarsdottir recurrió al sindicato internacional de futbolistas (FIFPRO) para recibir asesoramiento en la denuncia al equipo.

Cabe destacar que, según sostiene la FIFA, las futbolistas cuentan con una licencia de 14 semanas de mínima (ocho luego del nacimiento) y es un derecho de la jugadora decidir cuándo darle inicio.

De este modo, este se convierte en el primer caso donde una futbolista profesional reclama por su derecho a cobrar el sueldo mientras transita un embarazo, y marca un precedente respecto a las mujeres en el ámbito deportivo.

La jugadora islandesa expresó en sus redes: «Estoy orgullosa de haber logrado este fallo a favor, no solo para mí sino para todas las mujeres. Todas las futbolistas tenemos derecho a ser madres sin tener que preocuparnos por nuestras carreras», y agregó que «es una parte importante de la vida de las personas y los clubes tienen que tener un sistema para sostener y apoyar a las jugadoras, no abandonarlas como si no pudieran volver a jugar. Si quieren sacar lo mejor de una jugadora tienen que invertir en la persona».

Deja una respuesta