La aplicación desarrollada hace menos de dos años no para de ganar adeptos y expandirse. Sean Rad, Justin Mateen y Jonathan Badeen, sus creadores, generan 10 millones de «parejas» por día y cuentan con más de 400.000 usuarios en Argentina.
Tinder pasó de ser un emprendimiento con un equipo de cuatro personas a contar con una dotación de 32 empleados, aunque los responsables de la idea aseguran que siguen sin tener un modelo de negocio y se focalizan en el producto. Y, a pesar de esto, redoblan la apuesta: anunciaron que pretenden convertir la app en una plataforma social para, no solo hacer las veces de cupido, sino generar encuentros profesionales, reuniones de negocios y hacer nuevos amigos.
Sobre el diferencial de Tinder con respecto a otras redes sociales, uno de sus creadores, Justin Mateen, detalla que «muchos se preguntaron cuál es el futuro de social media. Las redes siempre te conectaban con alguien que ya conocías. La visión de Tinder es un poco diferente: queremos conectarte con nuevas personas. Cuando vas caminando y tenés contacto visual con alguien y pensás: ‘quiero hablar con esa persona’, en general no podés acercarte y decirle algo así sin más. La idea es volver a ese momento y poder hacer algo con esa incómoda situación. Tinder es como entrar en una cafetería. Lo primero que se nota es la apariencia de las personas, lo que ves es si alguien te atrae o no. Una vez que tenés una conversación ves qué cosas se tienen en común. Casi siempre se comparten intereses o amigos y eso se ve en Tinder. Ni lo tenés que preguntar, ya lo ves», explicó Mateen en una entrevista.
Si no sabés de qué se trata Tinder y querés saber más de esta aplicación y otras semejantes, te invito a leer la nota anterior.
Tinder