Si tenemos que hablar de liderazgo no puede faltar este gran ejecutivo: Jack Welch, de General Electric, que llevó en los años 80 a posicionar a esta compañía como una de las más importantes del Siglo 20. Hoy es elegido como uno de los líderes de todos los tiempos y, además, es autor de varios libros. Entre ellos se encuentra “Triunfar”, en el cual nos da unos consejos de cómo ser un líder en estos tiempos de cambios constantes.

Jack Welch
Jack Welch
Los líderes
No solo deben asegurarse de que los empleados vean la misión, sino de que la vivan.
Los líderes renuevan constantemente su equipo, procurando que los cargos estén ocupados por las personas correctas, los capacitan para que hagan correctamente su función y los motivan y reconocen para así, no solamente motivarlos a ellos, sino a los demás miembros del equipo.
Crean confianza con su sinceridad, transparencia y méritos: sea honesto con todo el mundo en la compañía. La sencillez y humildad es muy importante. No permita que su cargo, sea cual fuere, se le suba a la cabeza.
Los líderes cultivan sus virtudes. En el trabajo hay muchas virtudes que se pueden utilizar: perseverancia, aprovechamiento del tiempo, prudencia, fortaleza para acabar un trabajo bien hecho inclusive cuando uno está ya cansado, optimismo para no desmotivarse fácilmente.
Tienen el coraje de tomar decisiones impopulares: el líder no existe para hacer que todo el mundo sea feliz, sino para liderar. Muchas veces lo correcto, lo ético, no es lo que a todos gusta, sin embargo, tienen la fortaleza necesaria para defender sus principios.
líderDesempeñate con excelencia, superá las expectativas y hacé más de lo que debés cada vez que tengas la oportunidad.
Los líderes fomentan el riesgo y el aprendizaje con el ejemplo: si queremos que nuestra gente haga algo nuevo, debemos hacerlo primero nosotros.
Reconocen los logros de su equipo y los celebran en grande.
Los líderes son encantadores, generan mucha empatía, se ponen en el lugar del resto para saber cómo piensa y qué le deben decir. Utilizan bastante su inteligencia emocional.
Cultivá tu relación con tus subordinados igual que como lo hacés con tus superiores.
Mantené una actitud positiva y propagala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.