En la entrega N°31 de la Fiesta Nacional del Chamamé, que tiene lugar en Corrientes, la intérprete Demir Hannah se convierte en la primera mujer trans en dar el presente.

La cantautora es, además, una de las creadoras de “Unides por la Música”, proyecto que reúne a artistas de la comunidad LGBTIQ+ con el fin de acompañarse y avanzar en sus carreras. En este sentido, la convocatoria de Demir es un triunfo colectivo y marca un hito en cuanto a la participación en este tipo de eventos, de los cuales las diversidades históricamente fueron excluidas.

En un clima embargado por la emoción, la artista nos cuenta sobre la festividad: “Este festival ahora es Patrimonio Cultural de la Humanidad, es un primer año con este título tan importante, donde el mundo se entera de esta valoración sobre el chamamé y las raíces correntinas. Participar de un evento así me ha llenado de goce y genera también en mi carrera muchísima expectativa. Todo lo que sucede detrás de ese escenario es un trabajo muy arduo, enorme, con personas que cumplen diferentes funciones y están atentas a que todo salga como corresponde. A mí, en esta oportunidad, me tocó estar en el escenario y es inmenso, es como un gran hormiguero donde cada une trabaja para que todo salga optimo”.

¿Cómo viviste esta convocatoria?

“Súper feliz, desde el momento que Susy De Pompert, que ya había participado y cantamos juntas en el Senado, me invitó a formar parte del escenario mayor, me integró y siempre apostó a la igualdad e inclusión, me enseñó muchísimo. Principalmente, que las buenas causas deben ser visibilizadas y la verdad fue una caricia que no me voy a olvidar nunca en mi vida. La participación en el escenario fue fabulosa, te juro que en el momento que me presentaron, yo ingresé sin pensar que estaba ahí, creo que cuando comenzamos a cantar recién ahí tomé conciencia. Los días previos a la presentación tuve que manejar mucho las ansiedades, miedos, pero en ese momento solo canté pensando en entregar lo mejor. Creo que el público percibió eso, no te puedo negar que me siento como ´la frutilla del postre’, la sensación es muy buena”.

¿Cómo fue tu recorrido por la provincia y la recepción del público?

“La aceptación fue muy buena, creo que hasta ahora la gente se quedó sorprendida. Justamente, el 16 de enero estuve en el Primer Festival de Chamamé para el colectivo LGBTIQ+ en el Centro Cultural Mariño, elles fueron quienes me abrazaron por primera vez cuando llegué con el proyecto de ‘Unides por la Música’. Este festival fue en simultáneo con el escenario mayor del Festival de Chamamé. Este espacio Mariño lo abrazó fuertemente, la pasamos muy bien. Luego, el miércoles 19, tuve el recital en el Museo de Ciencias Naturales en Costanera, donde presenté varias canciones de mi disco ‘Ayer y Hoy’, canciones tradicionales de chamamé y otras más contemporáneas. Así que imaginate, fueron tres fechas de gran apertura, disfrutando muchísimo.”

¿Lo sentís como una oportunidad para que más artistas LGBTIQ+ ocupen lugares en estos espacios?

“Creo que para cualquier artista llegar al escenario mayor del Festival de Chamamé es una gran oportunidad. Si lo vemos desde el colectivo LGBTIQ+ es aún mucho más, tenemos muches artistas con talento, cuyas voces no son escuchadas, valoradas, tal vez por nuestras propias identidades. Entonces yo creo que es una gran oportunidad y ejemplo desde el chamamé, desde quienes organizan, el Instituto de la Cultura a cargo del señor Gabriel Romero, desde el abrazo de Susy de Pompert. Es una gran oportunidad para que otres artistas tengan acceso. Yo como productora de ‘Unides por la Música’ busco eso y trabajo para que suceda, lo voy a seguir haciendo por mis pares. Para nuestro colectivo en el interior del país no hay muchas oportunidades, desde ese lugar también me siento bendecida y, si hablamos del género folclórico a lo largo y ancho de nuestro país, siempre es muy conflictivo para las personas trans, artistas no binaries. Para mí esto es un gran compromiso, por que ya soy ´la primera mujer trans chamamecera´ y es un título enorme, espero que con el tiempo ya no digamos más ´la primera mujer trans o el primer hombre trans´ sino que las miradas estén fijadas en nuestro arte, en esas caricias que tenemos para los oídos de la gente a través de nuestras voces, nuestras creaciones, espero que ese momento llegue.”

Imagino que viviste esta experiencia en compañía de tus afectos más cercanos.

”Vivir esta experiencia rodeada de mis afectos es algo único. Ver a mi madre y familiares más cercanos sentirse orgullosos de mí, es impagable. Qué bueno tener a mi madre en vivo para presenciar esto, porque ella fue la artífice de que yo no bajara los brazos. Fue muy fuerte para mis hermanos también, que estamos esparcidos por el país, estamos todos muy felices, movilizó mucho a toda la familia. Mis amigos también estuvieron, al estar en Corrientes me encontré con muchas personas que hacía años que no veía. Por ejemplo, con José Kura que fue mi docente y fue el artista plástico que pintó nuestros atuendos en el festival. Así que la palabra goce me queda chica, me llena el alma saber que todo el esfuerzo llegó a buen puerto, les deseo esta sensación a todo el mundo.”

Por último, ¿qué lugar tiene ‘Unides por la Música’ en tu crecimiento artístico?

“Cumple un papel fundamental en todo lo que está sucediendo. En ‘Unides por la Música’ se busca siempre la visibilidad. Yo trasladé una vivencia personal al proyecto y me encontré con que no me pasaba solo a mi sino a un montón de compañeres. En este proyecto es todo autogestivo, buscamos la forma de financiar las canciones. En los inicios fue crucial el apoyo del Bachillerato Trans Mocha Celis, me hicieron creer que yo podía, me convencieron de lo que yo consideraba una locura apostando a un álbum federal con artistas de distintas provincias y lo logramos y vamos a seguir trabajando.”

Finalmente, cabe mencionar que Demir Hannah fue acompañada en escena por Matías Melgarejo (percusión), Gustavo Soto (guitarra), Octavio Rosa (acordeón) y César Romero (bajo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.