Esta semana fue noticia el dictamen por el crimen de la referente trans Diana Sacayán. La polémica decisión de quitar el agravante de “odio a la identidad de género” en la condena a prisión perpetua hacia Gabriel David Marino (único acusado por el asesinato) tuvo lugar en la Sala I de la Cámara Nacional de Casación Penal.

Al momento de ser detenido Marino, última pareja ocasional de Sacayán, dijo: “Yo no tengo nada que ver, estoy escrachado por todos lados por asesinar a un puto”. Asimismo, el escenario encontrado por la policía en el departamento de la víctima fue atroz, principalmente por la saña perpetuada hacia su cuerpo.

La decisión judicial de negar la figura de travesticidio generó descontento y bronca en la sociedad y, en mayor medida, en la comunidad travesti trans. Al respecto, la secretaria de género de La Matanza y coordinadora de “La casa de Lohana y Diana”, Florencia Guimaraes, se expresó a través de Twitter: “Esperamos el repudio de toda organización de derechos humanos, partidos políticos, ministerios, organizaciones LGTBIQ+, políticos, funcionarios judiciales, etcétera a la violencia institucional por parte de casación ante, no solo la figura de Diana, sino a toda la comunidad travesti trans». Por su parte, Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad de la Nación, señaló: “Negar nuestras identidades es invisibilizarnos y es negar los motivos por los que vivimos y nos matan”.

Cabe recordar que este domingo 11 de octubre se cumple el 5° aniversario de la muerte de Diana Sacayán y, pese a su abrupta partida, continua como un símbolo y bandera para la comunidad travesti trans, quien concretó con su militancia la ley de cupo laboral trans en provincia de Buenos Aires, la entrega de su DNI femenino en el 2012 en manos de la entonces presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, e integrar el área de diversidad sexual del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Diana fue defensora de sus compañeras, se manifestó en contra de los abusos policiales, militó por la igualdad de oportunidades en cuanto al acceso a la educación y trabajo. En una de sus últimas entrevistas para agencia presentes, ella sostuvo: “Nosotras podemos dar oportunidades, construir políticas públicas desde el lugar donde estamos, pero es importante que esas políticas públicas tengan un receptor, que las compañeras se apropien de esos proyectos que nosotras armamos, porque si no para quienes lo vamos a hacer; para un grupo de personas que el único lugar que se les corresponde es la prostitución, nosotras somos lo que el contexto que nos rodea dicen que somos, la sociedad dice que nosotras nacemos para prostituirnos y dar placer. Nosotras podemos producir más que placer a cambio de dinero. Nosotras podemos producir discursos, podemos producir políticas públicas”. En un nuevo aniversario de su muerte, Diana Sacayán está presente: fue travesticidio.