Si buscás una salida distinta, esta nota es para vos. Te invitamos a que conozcas Buenos Aires Misteriosa: se trata de un grupo que recorre la ciudad en bus y conoce historias de crímenes y leyendas urbanas de la Ciudad de Buenos Aires. Las salidas son los días viernes y sábados a las 20:30 horas. Los mitos no están muertos y están más cerca de lo que pensamos.

Yiya Murano
Yiya Murano
Una de las historias que más impacto causa al ser relatada es la narración, en Montserrat, de Yiya Murano, una verdadera amiga. Esta asesina y estafadora envenenó en 1979 nada menos que a su prima al ofrecerle masas, donde depositaba el cianuro. Operó de la misma forma con una vecina y otra amiga, a quienes les debía dinero. La mujer mostraba un estilo de vida alto pero tenía problemas económicos (y claramente otros tipos de problemas también). Llama mucho la atención la defensa que utilizó: “Nunca invité a nadie a comer”, así como su posterior visita al programa de almuerzos de Mirtha Legrand en 1998, donde se declaró inocente y el programa llegó a picos de audiencias. Este crimen es de notoria popularidad y es motivo de múltiples bromas.
Buenos Aires Misteriosa también realiza paseos dentro del Cementerio de la Recoleta. Además de la belleza arquitectónica del mismo, y el escenario particularmente extraño del lugar, resulta interesante escuchar historias misteriosas allí adentro. Cuando de terror o misterio se trata, siempre quedará un halo de duda sobre la veracidad o falsedad de los hechos. Sobre algunos crímenes no hay dudas, han existido y fueron lamentables, pero también hay mitos que acogemos en la ciudad desde hace años y años. Seguimos hablando de ellos como si debiéramos transmitirlos con la oralidad.
Foto: Lucila Munilla Lacasa
Cementerio de la Recoleta. Foto: Lucila Munilla Lacasa
Podemos mencionar, entre estos, el supuesto paciente alien del Hospital Borda, ubicado en el barrio porteño de Barracas. La leyenda habla sobre un paciente, Solaris, con características muy distintas y extrañas en relación al resto de los internos del hospital. Dicen que Solaris no era humano, ya que el grupo sanguíneo de este hombre que decía ser un alien no encajaba con ningún patrón conocido. Desapareció un 25 de diciembre y dejó escritos indescifrables que, al mismo tiempo, guardarían alguna coherencia. La locura siempre ha despertado misterio, y como afirmó Michel Foucault, el discurso del loco ha sido ejemplo claro de separación y rechazo como mecanismo de exclusión, en la tajante y muchas veces arbitraria división entre locura y razón. Pero este discurso ha sido tratado de formas contradictorias. Por un lado fue vedado, tomado sin valor alguno, por el otro, existió siempre la creencia de que los locos decían la verdad.
Foto: calluela.blogspot.com
Foto: calluela.blogspot.com
Estas historias nos recuerdan que ni la ciencia ni la religión han aniquilado al mito. Los humanos no cambiamos tanto con el tiempo. Nos gusta creer en lo bueno, en lo malo, dudar y dejar abiertas posibilidades, sorprendernos e imaginar.

2 comentarios de “Una ciudad llena de misterios

  1. Mariela dice:

    Muy buen relato, acorde a lo misterioso del tema. Pienso que las creencias son necesarias para la supervivencia del hombre. Todos necesitamos creer en algo o en alguien,incluso, me atrevo a decir, hasta los agnósticos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.