Ganó su primer título de Grand Slam en Melbourne y con Rafael Nadal enfrente, en cuatro sets, aunque la final será difícil de olvidar por el hermetismo que se vivió, con idas y venidas en todo el partido. Stan venció por primera vez en su carrera a Rafa, el historial venía 12-0 a favor del español, pero este triunfo por 6-3, 6-2, 3-6, 6-3 será inolvidable para el suizo.

Wawrinka ausopen1

Foto: Ausopen


Wawrinka jugó un gran primer set, quebró para tomar ventaja de 3-1, casi pierde su servicio cuando sacaba para set, pero levantó tres breakpoints en contra y lo ganó por 6-3. Los números demostraron la contundencia del N°8 del mundo, con el 100% de los puntos ganados con su primer saque, 12 tiros ganadores contra 6 del mejor del ranking, que estaba en el fondo de la cancha para aguantar los tiros desde la base de su rival, pero el segundo set tendría un punto de giro inesperado.
Foto: ATP World Tour

Foto: ATP World Tour


Stan volvió a quebrar de entrada y sacaba 2-0, pero Rafa pidió atención médica por un tirón que sufrió en su espalda y fue atendido en los vestuarios. El 8 del mundo estalló de bronca, pidió que le expliquen por qué su rival se fue de la cancha y que debían informarle qué lesión tenía el español, según marca el reglamento. La discusión con el umpire tomó temperatura, el director médico del torneo intentó explicarle la situación, pero la furia pudo más y se notó en el court. El tiempo estipulado de revisación médica es de tres minutos y Nadal tardó siete. La regla marca que si un tenista pide que lo revisen de nuevo en la misma lesión, no contará con los tres minutos sino con los 60 segundos que tiene cualquier descanso en los cambios de lado, por eso se pudo ver cómo el mejor del mundo recibía masajes en la espalda al lado del sillón donde tenía su bolso, raquetas y botellas de agua.
Foto: Ausopen

Foto: Ausopen


Nadal volvió, le costaba sacar, lo hacía en una velocidad tres cuartos, básicamente como podía. En una bola sirvió con doble set point en contra, pensó que uno de sus intentos no pasaría la red y se acercó, probablemente para abandonar, pero el juego siguió y fue Wawrinka quien cerró el parcial en 6-2 a su favor. Se esperaba el retiro del español, pero sorpresivamente decidió seguir, tenía del otro lado de la red a un suizo desesperado, sacado, enojadísimo, que tenía dos rivales: el N°1 del mundo y él mismo. Tuvo 19 errores no forzados (casi 5 games), el español tomó ventaja de 3-0, aprovechó que su rival erraba y jugó puntos cortos para no sufrir más por su lesión y dar la sorpresa con un 6-3 a su favor.
Lo mejor que le pudo pasar al suizo fue perder el tercer set para hacer borrón y cuenta nueva en su cabeza, encontrar el nivel del primer parcial y sellar la final a su favor. Ambos conservaron sus games hasta el sexto juego, pero después se repartieron quiebres: primero el suizo, después el español y finalmente el octavo del planeta para sacar 5-3 y liquidar el partido con un 80% de efectividad de su saque en el último set.
Foto: Ausopen

Foto: Ausopen


Wawrinka hizo historia, ganó el primer Grand Slam de su carrera a los 28 años, es el nuevo N°3 del mundo, su mejor ranking desde que es profesional, y rompió con la hegemonía que tenían en Majors jugadores como Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y otros jugadores que se han coronado al menos una vez, como Andy Murray o Juan Martín Del Potro, que ahora es cuarto del mundo y se acerca al podio, su gran objetivo para este año.
Nadal dijo que Warinka jugó «muy bien y con mucha confianza» para ganar el título. Además, manifestó su alegría porque lo considera un buen amigo. El español también contó por qué decidió seguir a pesar de la lesión que sufrió al final del primer set: «Traté de terminar el partido para la gente, por mi oponente y por mí mismo». Por otra parte, el campeón habló con la TV de Australia y no escondió su felicidad y asombro: «Me siento feliz de haber ganado este campeonato, es algo que nunca había pensado, fueron dos semanas increíbles, no querría haber ganado con él lesionado, pero es una final y había que ganarla, espero que su molestia en la espalda no sea algo serio».
Foto: Ausopen

Foto: Ausopen


Pete Sampras llegó a Melbourne para darle la copa al campeón, todos esperaban que sea Rafa Nadal para que iguale los 14 títulos de Grand Slam del norteamericano, pero el trofeo llegó a manos de un tenista que dejó en el camino a jugadores como Novak Djokovic y a Tomas Berdych y que es un justo campeón. Wawrinka ganó este año en Chennai, un torneo preparación para este Major y, al parecer, la pretemporada con Magnus Norman fue exigente, tanto que el objetivo se cumplió y el nombre de Stan ya figura entre las grandes leyendas del tenis mundial.
Lo mejor de la final