Pablo Matera seguirá su carrera profesional en Nueva Zelanda, más precisamente en el multicampeón Crusaders, verdugo de Jaguares en 2019. El 2022 será el año que marcará el regreso de Matera al rugby del Hemisferio Sur y en el equipo más ganador del Super Rugby.

En la madrugada del viernes argentino sonó una verdadera bomba en lo que se refiere al mercado de pases: Crusaders anunció en sus redes sociales la incorporación del jugador formado en Alumni, quien días atrás reconoció que estaba en conversaciones con franquicias de Australia y Nueva Zelanda.

De esta forma, Matera será el 11° extranjero en tener el honor de jugar en el multicampeón del Super Rugby y cuna de varias estrellas de los All Blacks. Vale la pena recordar que, a partir de 2011, las equipos «kiwis» fueron habilitados a incorporar jugadores procedentes de otras latitudes.

Una curiosidad

El último partido de Matera en el Super Rugby fue en la finalísima con la camiseta de Jaguares ante Crusaders. Como se detalló anteriormente, fue elegido «Man of the Match», quizás aquella noche comenzó el idilio entre el argentino y la franquicia. En 2020, Los Pumas pusieron de rodillas al seleccionado de Nueva Zelanda y uno de los símbolos del rugby nacional fue figura de aquella gesta histórica.

Scott Robertson, head coach del equipo «kiwi», tuvo palabras de elogio con la nueva incorporación: «Estamos muy emocionados de que se una a nosotros la próxima temporada y comparta su experiencia con nuestro joven grupo. Pablo es uno de los principales forwards en World Rugby. Es un jugador hábil y tenaz con auténticas cualidades de liderazgo».

Números en el Super Rugby

Pablo Matera disputó 52 partidos con Jaguares y convirtió 11 tries. Fue parte del XV inicial en el debut de la franquicia argentina en Sudáfrica ante Cheetahs en 2016, con victoria 34-33. Sus primeros cinco puntos los anotó esa temporada en el triunfo ante Bulls por 29-11.

Antecedentes

Matías Díaz fue el único argentino que participó en una franquicia de Nueva Zelanda en el Super Rugby. El pilar, formado en Teqüe de Mendoza, vistió la camiseta de Highlanders en 2014, donde participó de ocho partidos en la franquicia de Dunedin.