Efecto Kuleshov

Hablemos de Ben Affleck. ¿Quién en este mundo puede considerarlo un buen actor? Nadie. El tipo no tiene ni un solo músculo en toda la cara que tenga la habilidad de transmitir algún tipo de sentimiento. Si tuviese que compararlo con algún actor argentino, diría que se parece bastante a una actriz: Juanita Viale. Así de nada me son los dos. Es verdad que a lo largo de la historia aparecieron actores que se hicieron famosos por no transmitir nada con sus caras. Por ejemplo, el Efecto Kuleshov justamente mostraba a un actor con cara de nada. Intentando experimentar con el montaje, Kuleshov mostraba la cara de Iván Mozzhujin, un plato de sopa, un bebé, un ataúd, etc. la idea era que esos planos, que en realidad no tenían nada que ver, parecían que estaban conectados con el “poder” del montaje. Perdón, me fui por las ramas.

Repasemos un poco la filmografía

Con Jennifer Lopez en Gigli

Se hizo conocido gracias a una gran relación con Kevin Smith, raro, rarísimo. Kevin Smith dirigió un par de películas supuestamente independientes, medio de culto, y decidió que su gran amigo Ben, era el ideal para esos papeles. Así que nuestro “cara de nada” apareció en “Mallrats”,  “Chasing Amy” y “Dogma”. Más adelante, su amistad con Kevin Smith casi le arruina la carrera, al intentar dirigirlo en “Gigli”.

En Good Will Hunting con Matt Damon

Pero para ese entonces, solo los que en los 90`s eran adolescentes lo conocían. Después llegó “Good Will Hunting” (acá “En busca del destino”) y su amistad con Matt Damon. Ellos, que eran prácticamente desconocidos, resultaron ser no solo los protagonistas de la película, si no también los guionistas. Todo un mérito. Aparecieron rumores increíbles como que ellos no la habían escrito, que Ben y Matt eran novios, y otros rumores igual de divertidos. La situación para ese momento sonaba prometedora, pero la carrera de este actorcito fue tan en picada, al igual que su vida amorosa, que nadie llegó a recordar que capaz tenía algún que otro talento.

Armageddon

Hizo una película espantosa con Gwyneth Paltrow llamada “Bounce”, se enamoraron y salieron durante una temporada. Después apareció “Armageddon”. No puedo decir nada de esta película, porque no la vi. Ustedes todavía no lo saben, pero yo no miro películas apocalípticas (hice una excepción con “Seeking a friend for the end of the world” pero tuve pesadillas durante más de una semana). Conclusión: no tengo ni idea qué es lo que pasa con esta canción, lo único que sé es que creo que mi estómago no se bancaría escuchar una vez más “I don`t want to miss a thing”.

Shakespeare enamorado

Ben apareció en “Shakespeare enamorado”… ¿alguien se acuerda de él? No. Y el que lo hace es porque tiene muy buena memoria: su paso por la película no está mal pero es poco memorable. Pensarán que yo tengo algo con este tipo, y no es verdad, es real que lo considero un pésimo actor y que elije las peores películas de la historia (combinación peligrosa si las hay) pero…siempre hay un pero. En 1999, uno de los mejores años para la historia del cine berreta, de ese que me encanta, aparece “Fuerzas de la naturaleza” con Sandra Bullock. La película es divertida, habla del destino y es súper romántica pero con un final no tan feliz, o sí, pero no el esperado y créase o no, Ben Affleck no apesta (para los que no la vieron, él se va de viaje un par de días antes de su casamiento, se encuentra con una loca de mierda que lo lleva a la locura y lo termina enamorando; por fuerzas de la naturaleza, no necesariamente apocalípticas, el tipo no parece llegar a su casamiento). Eso es para que no crean que lo odio porque sí.

En Fuerzas de la Naturaleza con Sandra Bullock

Después apareció el fiasco del 2001 “Pearl Harbor”. Los tipos juraron que si agarraban un hecho verídico y lo transformaban en una gran historia de amor tenían un éxito en sus manos (véase “Titanic”): no alcanzó, lamentablemente, porque la película es un bodrio de 183 minutos. Después de eso se dejó crecer la barba candado, empezó a ir demasiado seguido a Las Vegas, cultivó un pequeño hábito comúnmente conocido como ludopatía, se dedicó a tomar incontables vasos de Whisky on the Rocks y se paseó con incontables modelos de piernas largas.

Daredevil

En algún momento del 2003 alguien le acercó un guión jurándole que era el nuevo héroe de acción y Ben, un poco ebrio, pensó que era la mejor propuesta que había escuchado en años. Así fue como Ben Affleck apareció en ”Daredevil” (el superhéroe ciego), ahí conoció a la que años mas tarde sería su mujer: Jennifer Garner. Pero para ese entonces Ben salía con Jennifer Lopez, su vida amorosa era un descontrol, salían en todas las revistas, había rumores que se habían casado 15 veces, que la familia de él no la quería a ella, que ella le metía los cuernos, que él iba a ser su esposo numero 15 mil, aparecieron juntos en un videoclip de ella “Jenny from the Block” (jua), y después en la infame “Gigli” (ganadora de todos los premios raseéis).

Ben con su familia

Otra película de la misma época que me resulta igual de mala (no le vamos a echar la culpa a J.Lo por las malas decisiones de su novio, pero convengamos que tuvo mucho que ver) fue “Jersey Girl” con Liv Tyler. Pobre Ben, la historia cuenta que quedó viudo con una nena chiquita cuando estaba en el pico de su carrera como representante y se tiene que ir a vivir a New Jersey, donde nadie quiere ir. Esta película, aparte de no ser nada graciosa y bastante predecible, sirve como un avance de lo que será la vida de Ben Affleck una vez que se case con Jennifer Garner. Tendrán 3 hijos, Violet, Seraphina (?) y Samuel y se irán a vivir a New Jersey, muy cerca de Snookie y Jwoww, tendrán una vida burguesa en los suburbios y nunca más aparecerán en ninguna tapa de ninguna revista de moda.  Esto sucedió durante un tiempo, Jennifer quedó embarazada, engordó, apareció en alguna que otra película interesante como “Juno” o “ The Invention of Lying” y Ben quedó relegado a “el marido de…”.

El actor se convierte en director

En Gone Baby Gone con su hermano Casey

De repente, un día cualquiera del 2007, aparece una película con un actor que dice ser el hermano de Ben. Casey es el que realmente tiene talentos actorales. De todas maneras la película no solo llamó la atención por eso, Ben Affleck es el director: “Gone baby gone”. Fue raro enterarse, porque la prensa no hizo tanto alarde del tema, supongo que todos tenían miedo de que la película fuese realmente mala. La película cuenta la historia de un policía que se encuentra con el caso de una nena que desaparece. La película no es trascendental, si no tuviese estas características pasaría un poco desapercibida, pero ser la ópera prima de un actor tan conocido y tan poco talentoso, llama bastante la atención. Lo primero que se puede percibir de esta película es que transcurre en Boston, lugar donde tanto Ben como Casey (como Matt Damon) se criaron. Es una ciudad que conocen a la perfección, por eso “Good Will Hunting” está ambientada en esa ciudad, llena de universitarios y robos a bancos. Y de eso se trataría, justamente, la siguiente película de Ben como director: “The Town”. Un grupo de hermanos y de amigos planean un robo a un banco, no es el primero, pero el plan es que sea el último. La verdad es que la película habla sobre gente de bajos recursos, más bien el poblacho de Boston, es interesante la dirección de actores, no se si es mérito de Ben, o que se trata de actores buenos, pero la película es altamente recomendable.

Director y protagonista de The Town

Y llegamos a estas fechas. Aparecen algunos avances de una película llamada “Argo”, ambientada a los 80`s, con un Ben Affleck con pelo de Justin Bieber, protagonista y director de su propia película. Hay que darle crédito en este caso a la elección de una buena historia. Sigue siendo un mal actor, eso no lo va a cambiar, sigue actuando en sus películas por vanidad o porque es la única manera de conseguir ingresos extras y eso es una pena, pero a pesar de eso, sabe disimular sus falencias y eso lo hace un buen director que sabe tomar buenas decisiones.

Dirigiendo su última película, Argo

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.