El principal apoyo internacional del auto proclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó es, claramente, Estados Unidos. El secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo, señaló que «trabajará» con México y Uruguay para que reconozcan a Guaidó.

«Pensamos que todos los países deben tomar pasos para lograr eso y no apoyar a esta cruel dictadura que ha causado tanta devastación para el pueblo de Venezuela», indicó Pompeo en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado. «Creemos que cada país debe reconocer la Constitución venezolana y las peticiones del pueblo venezolano, ya sea México, Uruguay o cualquier otro país. Esperamos trabajar con ellos para conseguir el acuerdo de que, en última instancia, haya unas elecciones libres y justas en Venezuela», agregó.

Además, el funcionario estadounidense señaló que solicitará al Consejo de Seguridad de la ONU que reconozca a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Por medio de un comunicado, el Departamento de Estado informó que «el secretario Pompeo instará a los miembros del Consejo de Seguridad y la comunidad internacional a defender la paz y la seguridad internacionales reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino constitucional de Venezuela, y solicitará apoyo al gobierno de transición en su búsqueda por restaurar la democracia y el mandato de la ley».

Opuestos a Estados Unidos están Rusia y China, y las razones no son solo políticas sino también económicas.

Moscú sostuvo que el respaldo a Guaidó por parte de Estados Unidos «es el camino directo hacia el caos y la destrucción del Estado venezolano». «Consideramos que el intento de usurpar el poder en Venezuela es ilegal y viola las bases y los principios del derecho internacional», dijo Dmitry Peskov, vocero del Kremlin.

Peskov alertó sobre el peligro de conformar un «centro alternativo de toma de decisiones» que «busca acentuar la división de la sociedad venezolana, provocar un incremento de los enfrentamientos callejeros, una desestabilización cardinal de la situación política y la continua escalada del conflicto».

El canciller ruso Serguei Lavrov condenó y calificó de «inadmisible» y contraria a la carta de la ONU la postura de Estados Unidos «y de quienes les siguen ciegamente» sobre la situación en Venezuela. Es «una conducta inadmisible, que sabotea los principios de la carta de las Naciones Unidas y las leyes internacionales», afirmó Lavrov.

Desde China se cuestionó a Estados Unidos por su «intrusión en asuntos internos». «China apoya los esfuerzos del gobierno de Venezuela para mantener su soberanía, independencia y estabilidad», afirmó en una conferencia de prensa la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying. «China siempre mantiene el principio de no interferencia en los asuntos internos de otros países, se opone a la intervención externa en los asuntos internos de Venezuela y pide a la comunidad internacional que de los pasos adecuados», agregó la funcionaria.

El otro gran jugador de la geopolítica mundial, la Unión Europea, no reconoció a Guaidó y exhortó a Venezuela a convocar a nuevas elecciones. El canciller español, Josep Borrell, sostuvo que «si no existe la menor voluntad del régimen venezolano de proceder a la convocatoria de elecciones, nos plantearíamos la adopción de otras medidas» como «el reconocimiento como presidente interino».

Aunque a nivel grupal no ha definido una postura, varios países integrantes del bloque europeo dejaron clara su posición. Acorde a estos tiempos, utilizaron las redes sociales para manifestarse.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, escribió: «No buscamos poner o quitar gobiernos, queremos democracia y elecciones libres en Venezuela. En todo caso, si en ocho días no hay convocatoria de elecciones justas, libres, transparentes y democráticas, España reconocerá a Juan Guaidó como presidente de Venezuela».

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que «el pueblo venezolano debe poder decidir libremente su futuro» y que si en 8 días no se anuncian las elecciones «podríamos reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado». Como se puede ver, el plazo es el mismo. Una jugada individual hecha en conjunto. Precisamente, Macrón señaló que trabajan «conjuntamente con nuestros aliados europeos» respecto de la situación en Venezuela.

Por su parte Martina Fietz, vocera del gobierno alemán, dijo que «el pueblo de Venezuela debe ser libre y con seguridad sobre su futuro. Si las elecciones no se anuncian dentro de los 8 días, estamos preparados para reconocer a Juan Guaidó como presidente interino».

Por otro lado, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, aseguró que su país y la Unión Europea no son imparciales en la disputa política venezolana. «Respecto a Venezuela, no somos neutrales: Estamos del lado de la Asamblea Nacional del Pueblo. Maduro no es un presidente legitimado democráticamente. Junto con nuestros socios de la Unión Europea exigimos un proceso político pacífico y nuevas elecciones democráticas», dijo Maas en su cuenta de Twitter.

Finalmente, el Reino Unido también reclamó la realización de nuevos comicios. El ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, dijo en Twitter que Maduro «no es el líder legítimo de Venezuela». «Juan Guaidó es la persona correcta para hacer avanzar a Venezuela. Si no se anuncian elecciones nuevas y justas en 8 días, el Reino Unido lo reconocerá como presidente interino para hacer avanzar el proceso político hacia la democracia. Es tiempo de un nuevo comienzo para el sufrido pueblo de Venezuela», manifestó Hunt.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.