Tal como lo pronosticaban todas las encuestas y sondeos, Evo Morales (Movimiento al Socialismo) fue reelecto como presidente boliviano, con lo cual el mandatario de origen aymará gobernará hasta 2020. Este tercer mandato fue autorizado tras la reforma constitucional que se realizó en 2009, recordemos que su primera presidencia comenzó en 2006.

Los números daban un amplio triunfo a Morales con un 60% de los votos y muy lejos del segundo, el candidato de Unidad Demócrata, Samuel Doria Medina, con el 24%, en tercer lugar se ubica el expresidente Jorge “Tuto” Quiroga (Partido Demócrata Cristiano) con el 9,6%.

Tras saberse triunfador, Morales habló desde el Palacio Quemado (sede gubernamental) y en su discurso señaló que “después de escuchar el informe de los resultados de estas elecciones, a nombre personal y a nombre de nuestro vicepresidente y de quienes luchamos por la liberación de toda Bolivia, agradecemos a todos. Gracias a todos por el nuevo triunfo del pueblo boliviano”.

Además, afirmó que triunfó “la nacionalización frente a la privatización, en estas elecciones gana el 60 por ciento de la nacionalización”. También dedicó su victoria “a todos los pueblos del mundo y América Latina, a Fidel Castro, a Hugo Chávez, que en paz descanse, a todos los jefes de gobierno antiimperialistas y anticolonialistas”.

Durante su discurso, Evo Morales reclamó a los opositores que cuestionen los proyectos que consideren negativos y a presentar proyectos alternativos, y aseguró que está dispuesto a reunirse con todos. Asimismo, exhortó a “pensar en grande” tras rechazar críticas a algunos de su proyectos y reafirmar su idea de generar energía nuclear con fines pacíficos para hacer de Bolivia un centro energético regional. El presidente saludó “a los hermanos bolivianos que viven en Argentina y también en Brasil”, y también a los ciudadanos de otros países como Chile, Perú, Ecuador, Venezuela y Uruguay, entre otros.

Con la presidencia asegurada, la disputa que falta es por el control del Congreso, donde Morales está muy cerca de obtener los dos tercios de los escaños. Todas las encuestadoras le dan el triunfo al MAS en 8 de los 9 departamentos del país. Morales ganó inclusive en la difícil Santa Cruz de la Sierra. La única derrota fue en el departamento de El Beni, con 43% contra el 48% del empresario cementero Doria Medina.

Según Mori, el gobernante MAS se aseguraba 29 senadores (cuatro quintos de los 36 totales) y 86 diputados, apenas uno menos de lo necesario para controlar dos tercios de los 130 totales. Hasta ahora, el oficialismo contaba con 88 de los 130 diputados y 26 de los 36 senadores. Como la renovación en las dos cámaras es completa, un amplio triunfo facilitaría mucho las tareas parlamentarias. Pero en el caso de no conseguir esa cantidad de diputados, esta será su última gestión y la reforma constitucional deberá pasar por un referéndum.

El exmandatario Quiroga aseguró que honrará los votos que recibió en las elecciones. “Tendremos oposición en el Parlamento para garantizar que se lucha contra los abusos, la injusticia, que se evite que el Gobierno quiera seguir perpetuándose en el poder”, afirmó Quiroga, quien en 2005 ya había perdido la presidencia a manos de Morales.

Las razones del triunfo

Desde su primer gobierno Morales ha tenido un gran respaldo popular y control de la Asamblea Legislativa y, de acuerdo a los opositores, intromisión en la Justicia.

El FMI ha señalado que Bolivia tendrá este año el mayor crecimiento del PBI a nivel regional, con más del 6%. Eso, sumado a los ingresos por exportaciones de materias primas, han generado los recursos para realizar obras de infraestructura como aeropuertos, rutas y desarrollo de satélites. Por otra parte, la nacionalización de los hidrocarburos también fue una fuente de dinero que permitió distribuir los ingresos con los sectores populares, indígenas y campesinos que representan un 60 por ciento de los 10 millones de habitantes.

Desde los partidos opositores los cuestionamientos se hicieron respecto de la inseguridad, el creciente tráfico de drogas, una pobreza extrema que se mantiene en el orden del 20%, la desocupación y falta de oportunidades para los jóvenes y la alianza política con Venezuela, Cuba e Irán. Otro punto de discusión fue el hecho de que Morales se presentara a un tercer periodo, a lo que el Presidente argumentó que en 2009, tras la reforma constitucional, se interrumpió su mandato y lo reinició tras el cambio del nombre oficial del país de República a Estado Plurinacional. En este sentido, se teme que se impulse una reforma que habilite la reelección indefinida.

Respaldo latinoamericano

Luego del triunfo, los Presidentes de Latinoamérica expresaron su apoyo a Morales. Nicolás Maduro, de Venezuela, escribió en Twitter: “Evo, gran victoria de la patria suramericana, desde Venezuela te damos un abrazo de felicitaciones. íSigamos venciendo!”.

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, a través de la misma red social señaló: “El triunfo de Evo Morales es una demostración del éxito del proceso revolucionario a favor del pueblo en nuestra querida Bolivia”. El presidente uruguayo, José Mújica, llamó a Morales desde Montevideo para felicitarlo y destacar el tiempo vigente de “rebelión y revolución” en Bolivia y América Latina.

La presidente Cristina Fernández de Kirchner también habló con el reelecto presidente boliviano para felicitarlo en nombre del pueblo argentino por su amplio triunfo. El mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, remarcó que la victoria de Morales significa la vigencia del proceso de liberación de la región.

Y por último, el presidente de Cuba, Raúl Castro, elogió la continuidad del proceso en Bolivia y respaldó al pueblo boliviano.

Los números

Para estas elecciones estaban habilitados para votar 6 millones de bolivianos residentes en el país y 200 mil que viven en el extranjero. En estas elecciones presidenciales y de renovación de 36 senadores y 130 diputados, podían votar por primera vez los bolivianos que viven en 33 países. Además, el voto era obligatorio.

El voto en Argentina

Los ciudadanos bolivianos residentes en Argentina emitieron su sufragio en colegios electorales instalados en Mendoza, Jujuy, Salta, Córdoba, Capital Federal y el Gran Buenos Aires. El grueso de los inmigrantes andinos se ubica en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, donde se concentran más de 95.000 ciudadanos bolivianos. Los residentes en Capital pudieron votar en los barrios de Once, Recoleta, Liniers, Parque Avellaneda, Flores, Nueva Pompeya, Villa Lugano y Villa Soldati, en tanto en la provincia de Buenos Aires instalaron mesas en La Matanza, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Quilmes, La Plata, Escobar y Pilar. Otros 25.000 bolivianos residentes votaron en Mendoza, Jujuy, Salta y Córdoba, entre otras provincias, para darle un nuevo respaldo a Evo Morales. El cónsul boliviano Ramiro Tapia Sáenz remarcó que los electores concurrieron desde temprano a los puntos de votación porque “el boliviano siempre madruga en sus actividades” y señaló que la Argentina es el país que más los alberga. Tapia Sáenz celebró que la Argentina haya cedido sus escuelas para la votación y subrayó que “un amplio porcentaje de los inscriptos va a votar porque los bolivianos creemos en la democracia”.

 

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.