Luego de los tires y aflojes entre el gobierno provincial que encabeza María Eugenia Vidal y el Senado que se mantiene con mayoría del ahora opositor Frente para la Victoria, se aprobó durante la madrugada de este viernes el Presupuesto para el año 2016, estimado en 354.244 millones de pesos.
Entre los puntos destacados de una propuesta que supera en 22% al establecido en el ejercicio anterior está el pedido y estimaciones para adquirir deuda por unos 60.000 millones de pesos, que inicialmente había sido solicitado por 98 y logró reducirse en casi un tercio de la iniciativa original. Al respecto de este incremento del endeudamiento en la provincia de Buenos Aires, se declara en la ley que el objetivo será financiar «proyectos y/o programas sociales y/o de inversión pública actualmente en desarrollo o que se prevea iniciar durante el Ejercicio 2016, afrontar la cancelación y/o renegociación de los servicios de deuda, como así también tender a mejorar el perfil de endeudamiento de la deuda pública y regularizar atrasos de tesorería».
En cuanto al destino de esos sesenta mil millones de pesos, la normativa aprobada establece que 7.000 millones irán directamente al Fondo para Infraestructura Municipal, que se repartirán dentro de la provincia según el Coeficiente Único de Distribución. Además, 3.000 millones serán destinados al Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad y otros servicios asociados. Asimismo, del total del presupuesto bonaerense irán 183.000 millones a la administración central; 11 mil millones para el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos; 371 millones de pesos en Asuntos Agrarios; 2.800 millones para la Agencia de Recaudación (Arba); 727 millones serán destinados al área de Producción, Ciencia y Tecnología; 97.000 millones a la Dirección General de Cultura y Educación; 36.000 millones a Seguridad; 624 millones de pesos al Ministerio de Coordinación y Gestión Pública; 22.000 millones directamente al ámbito de la Salud; 8.400 millones al Ministerio de Desarrollo Social y 9 mil millones de pesos al Ministerio de Justicia.
Además, el Presupuesto calcula en $ 146.111.000.000 la recaudación de impuestos provinciales, lo que representa un incremento del 24,4% en relación con el aprobado en 2015. También se proyecta un total por Impuestos a Ingresos Brutos que ronda los 110.000 millones de pesos, mientras que el Impuesto Inmobiliario Urbano podría alcanzar la cifra de 5.693 millones y el Rural 2.881, que los acercarían al 26% por encima del ejercicio anterior. A su vez, los Recursos Tributarios de Origen Nacional deberá alcanzar los 97.322 millones. Por su parte, el Plan de Regularización tiene como estimaciones los 5.229 millones de pesos de recaudación y el Impuesto a la Transmisión Gratuita de Bienes sumaría 591 millones. En cuanto al Impuesto por Sellos, este tendrá una suba del 25% para acercar 11.283 millones de pesos a las arcas del Estado provincial. Su equivalente para el parque automotor tendría una cifra levemente inferior: $ 10.877.000.000, aunque el aumento calculado es del 31% mayor en relación a 2015.
Sobre la aprobación del Presupuesto provincial por parte del bloque opositor, el senador de Cambiemos, Marcelo Daletto, manifestó que «cuando una persona que vive en la provincia de Buenos Aires es asaltada, cuando no encuentra la respuesta adecuada en los hospitales, o cuando una persona se accidenta en nuestras rutas por falta de obra o por falta de mantenimiento, o cuando una persona sufre porque sus hijos no tienen clases, o lo que es peor, sufre porque siente que el Estado no está educando a sus hijos para un mundo cada vez más difícil y más complejo, esa persona no se fija en quien voto: si voto al Frente para la Victoria, al Frente Renovador, al GEN o a Cambiemos, esa persona lo único que sabe es que vive en la provincia de Buenos Aires, y que eso le da derechos a una buena educación para sus hijos, a un buen sistema de transporte, un buen sistema de salud y el derecho a vivir en una provincia segura».
Al respecto de las evidentes políticas de endeudamiento del PRO, que se iniciaron con la gestión en la Ciudad de Buenos Aires, ahora se replican en la provincia y ya fueron anunciadas a nivel nacional, el senador Santiago Carreras (FpV) expresó que «votamos afirmativamente el presupuesto de María Eugenia Vidal», aunque dejó clara la postura de su partido en no respaldar «esta clase de endeudamiento», que pudo ser reducido de los originalmente pedidos 98 a los finalmente aprobados 60 mil millones de pesos. Asimismo, desde el Frente Renovador mostraron su apoyo a tomar deuda, porque » después de dos periodos de Daniel Scioli, la provincia tiene un 30% de pobres, un 7,3% de indigentes, familias con déficit habitacional, todas problemáticas estructurales que deben ser atendidas de inmediato», según argumentó la funcionaria Malena Baro, del Frente Renovador.