Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en el mes de marzo alerta sobre las consecuencias de la contaminación ambiental en los niños. El documento del organismo expresa que más de una cuarta parte de las muertes de niños menores de cinco años están causadas por la polución.

De esta forma, la contaminación del aire en espacios cerrados y exterior, exposición al humo del tabaco, provocación de enfermedades respiratorias crónicas, insalubridad del agua, falta de saneamiento e higiene inadecuada son las causas de las 1,7 millones de defunciones anuales en todo el mundo de pequeños de entre 1 mes y 5 años. Además, la exposición a sustancias peligrosas durante el embarazo aumenta significativamente la prematuridad, con los riesgos que esto conlleva.

Esta cifra se obtuvo en base a la realización de dos informes del organismo internacional: “La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente” y “¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil”, que concluyen que enfermedades diarreicas, paludismo y neumonías pueden prevenirse mediante intervenciones que reduzcan los riesgos ambientales. Entre estas se menciona el acceso al agua potable y la utilización de combustibles menos contaminantes a la hora de cocinar.

Al respecto, la directora general de la OMS, la doctora Margaret Chan, explica que “la insalubridad del medio ambiente puede ser letal, especialmente para los niños pequeños, que son especialmente vulnerables a la contaminación del aire y el agua debido a que sus órganos y su sistema inmunitario se están desarrollando y a que todo su cuerpo, en especial sus vías respiratorias, es más pequeño”.

Asimismo, el informe alerta sobre la contaminación del aire, ya que también puede aumentar el riesgo de sufrir cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer a lo largo del ciclo de vida.

Principales causas de muerte

Como ya mencioné anteriormente, la contaminación ocasiona 1,7 millones de muertes anuales de niños menores a 5 años y el informe de la OMS detalla que cinco son las principales causas: infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, falta de acceso al agua potable, paludismo y traumatismos involuntarios relacionados con el medio ambiente.

En relación a esto, desde la OMS compartieron las cifras, que detallan que 570.000 chicos pierden la vida año tras año por infecciones como la neumonía como consecuencia del aire contaminado y exposición al humo de tabaco ajeno. En cuanto a los afectados por afecciones diarreicas debido al acceso insuficiente al agua salubre y saneamiento, el número es de 361.000. Un poco por debajo de esta estadística (pero no menos importante), ubica a 270.000 bebés que pierden su vida un mes posterior al parto por causas como la prematuridad acompañada de falta de acceso al agua potable, higiene y reducción de contaminantes en el aire en centros de salud.

Finalmente, 200.000 son las defunciones por paludismo de niños menores de cinco años que podrían evitarse actuando sobre el medio ambiente (por ejemplo, reduciendo el número de criaderos de mosquitos o cubriendo los depósitos de agua) y una cifra similar de niños menores de 5 años mueren a causa de lesiones o traumatismos involuntarios relacionados con el medio ambiente como envenenamientos, caídas y ahogamientos.

Por estos motivos, la directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de la Salud de la OMS, la doctora María Neira, asegura que “la contaminación del medio ambiente tiene un altísimo costo para la salud de nuestros hijos. Toda inversión encaminada a eliminar los riesgos relacionados con el entorno, como la mejora de la calidad del agua o el empleo de combustibles menos contaminantes, reportará mejoras importantes para su salud”.

Medidas para que los niños vivan en entornos saludables

La OMS afirma que “la reducción de la contaminación atmosférica dentro y fuera de los hogares, el acceso a agua potable, el saneamiento y la desinfección (en especial en los paritorios), la protección de las embarazadas frente al humo de tabaco ajeno y las medidas de higiene del entorno pueden prevenir muchas muertes y enfermedades infantiles”, por ello, “es necesario el trabajo conjunto de varios sectores gubernamentales, que pueden trabajar juntos para aplicar las siguientes medidas” que se detallan a continuación.

Hogares: usar combustibles no contaminantes para la cocina y la calefacción, sin mohos ni plagas, y eliminar los materiales de construcción contaminantes y las pinturas que contienen plomo.

Escuelas: garantizar el saneamiento y la higiene, crear entornos sin ruido ni contaminación y promover una buena nutrición.

Centros de salud: garantizar el abastecimiento de agua potable, el saneamiento, la higiene y el suministro eléctrico sin cortes.

Urbanismo: crear más zonas verdes y espacios seguros para los peatones y los ciclistas.

Transporte: reducir las emisiones y ampliar el transporte público.

Agricultura: reducir el uso de plaguicidas peligrosos y erradicar el trabajo infantil.

Industria: eliminar adecuadamente los residuos peligrosos y recortar el uso de productos químicos nocivos.

Sector de la salud: hacer un seguimiento de los resultados sanitarios y educar a la población sobre los efectos de la salud ambiental y la importancia de la prevención.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.