Lo que se vivió este domingo en la final del campeonato de Primera División fue un acontecimiento como hace tiempo no se presenciaba en el fútbol argentino.

Los ganadores de los grupos en que se dividió el certamen se enfrentaron en el Estadio Monumental para dirimir quién se convertiría en el nuevo campeón del torneo local (ambos finalistas se clasificaron a la próxima edición de la Copa Libertadores junto con Estudiantes de La Plata, que ganó la tercera plaza tras vencer a Godoy Cruz por 1-0).

Por un lado estaba San Lorenzo de Almagro, quien recién se confirmó como uno de los protagonistas en esta instancia decisiva al conseguir un empate ante Banfield en la última fecha y quedar como único puntero de la Zona 1, ya que Godoy Cruz Antonio Tomba caía en el clásico cuyano ante San Martín de San Juan por 2-0. En la Zona 2 todo se definió fechas atrás porque Lanús ganó de punta a punta su grupo y mostró un nivel de juego muy superior a cualquier otro equipo.

Y la final confirmó que el Granate fue el mejor de todos y las estadísticas confirmaban esto: es el conjunto más goleador del torneo con 32 goles a favor, contó con una de las mejores defensas y la valla menos vencida (recibió 10 goles en 17 encuentros), tuvo en José Sand al goleador del campeonato (15 goles en 17 partidos jugados) y la propuesta del técnico Jorge Almirón no solo resulta atractiva para el disfrute de cualquier simpatizante de este deporte sino que fue contundente y pragmática.

Por eso la conexión entre un plantel sólido y vistoso, plasmado en una goleada en el momento decisivo no sorprendió tanto. San Lorenzo fue anulado desde el comienzo del partido y en solo 45 minutos iniciales no solamente el club del sur del Gran Buenos Aires se fue al descanso con un triunfo parcial de 1-0 sino que, además, dejó 4 situaciones claras de gol para dejar al borde del nocaut al club de Boedo.

El tanto inicial, conseguido por el cabezazo de Oscar “Junior” Benítez tras el centro del histórico Maximiliano Velázquez (el futbolista con más presencias en el club, con 374 juegos en sus espaldas), sirvió para poner el primer gol de una goleada que antes de convertirse en una realidad, ya daba indicios de que podía ser un resultado lógico y merecido.

Apenas unos pocos minutos después de comenzado el segundo tiempo, a los 59′, Miguel Ángel Almirón corrió por el centro del campo y aprovechó que la defensa del Cuervo estaba desacomodada y no hizo más que elegir el palo para definir y ampliar el marcador. Nada que hacer para el arquero Sebastián Torrico ante el remate de la figura del partido y uno de los jugadores más destacados de toda la temporada.

El tercer gol no se hizo esperar. A los 74′ Almirón esperó el pique de José Luis Gómez y tocó abierto a la derecha para que el defensor tira el centro bajo al medio del arco, que San encontró debajo del arco y ponga las cosas 3-0. Vale mencionar que el delantero Granate estaba más de un metro adelantado al momento de definir y el gol debió ser anulado por el árbitro Darío Herrera.

De esta manera, San Lorenzo era un espectador de lujo (y no tanto) en un monólogo futbolístico y, cuando intentó descontar, sufrió el cuarto tanto sobre el final del juego. Marcos Angeleri perdió el balón por un mal pique en la mitad de la cancha, y Lautaro Acosta corrió solo para pegarle de punta a la pelota y cerrar el pleito, que pareció estar definido desde el arranque.

Más que merecida la manera en que el Club Atlético Lanús consiguió su segundo título en Primera División con un equipo que conecta a la perfección y le da forma a las ideas de su entrenador, además de una gestión institucional que lleva una década trabajando juntos. Este domingo en la cancha de River Plate no solo ganaron los dirigidos por Jorge Almirón sino que también ganó el fútbol, porque ganó el mejor equipo del semestre. No cabe la menor duda que el Granate está varios escalones por encima de los demás en nuestro país y ahora el objetivo será qué tan lejos podrá llegar a nivel continental.

La palabra de los campeones

El entrenador Jorge Almirón declaró, una vez finalizado el encuentro, que “conseguimos algo histórico para esta institución. Fuimos superiores a nuestro rival y pudimos lograr el objetivo. La verdad es que estoy muy contento con estos jugadores. Se lo merecen por el esfuerzo que hicieron”, aseguró quien obtuvo su primer título como director técnico.

Entre lágrimas, el goleador Sand expresó que “es inmensa esta alegría” y reveló que “cuando se cerraban las puertas para jugar, Lanús me recibió”. Por su parte, Velázquez manifestó que el título deja “felicidad pura. Hoy le pusimos la frutilla del postre a un proceso que viene gestándose hace mucho tiempo. Es una sensación única”, contó el jugador.

Formaciones iniciales

San Lorenzo de Almagro: Sebastián Torrico; Matías Caruzzo, Marcos Angeleri, Emmanuel Más, Julio Buffarini; Juan Mercier, Franco Mussis, Fernando Belluschi, Sebastián Blanco, Ezequiel Cerutti; Nicolás Blandi. Entrenador: Pablo Guede.

Lanús: Fernando Monetti; Gustavo Gómez, Diego Braghieri, José Luis Gómez, Maximiliano Velázquez; Iván Marcone, Román Martínez, Miguel Ángel Almirón, Oscar Benítez; Lautaro Acosta, José Sand. Técnico: Jorge Almirón.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.