El continente se encuentra al borde de una crisis de alimentos, impulsada por el impacto del virus del ébola en la región.
«Los países más golpeados por la epidemia y que pasan apuros para contener su contagio ahora afrontan un nuevo desafío, ya que los expertos predicen que más de un millón de personas en la región necesitarán asistencia alimentaria», afirmó Hilal Elver, relatora especial sobre derecho a la alimentación de Naciones Unidas.
Al encontrarse fuertemente afectados por la crisis sanitaria, los agricultores de la región abandonaron sus granjas por temor a ser infectados y esto provocó un alza en los precios. Como consecuencia, cosechas básicas como el arroz y el maíz se verán mermadas ante la falta de mano de obra, lo cual constituye una alerta sobre los efectos en la seguridad alimentaria del área.
Otros factores que inciden en el agravamiento de la situación actual son, el cierre de las fronteras, la reducción del comercio regional y el descenso en la inversión extranjera, cuyo resultado directo fue la disminución del poder adquisitivo de miles de familias ya vulnerables.
El ébola mató a más de 4.950 personas desde que apareció el brote en África Occidental a comienzos de este año, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La mayoría de los contagios y las muertes ocurrieron en Sierra Leona, Liberia y Guinea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.