Por primera vez en la historia, y tras una larga negociación, nuestro país exportará limones a China. Para fin de este mes se enviarán al gigante asiático 24 toneladas de limones tucumanos. Los productos cumplen con todos los requisitos fitosanitarios acordados entre ambos países y que requirió dos décadas de tratativas comerciales.

Desde el Ministerio de Agroindustria se informó que el embarque de 24 pallets partirá del puerto de Buenos Aires a bordo del buque Maersk Labrea el próximo 30 de junio con destino al puerto de Hong Kong.

“Gracias a todos los que formaron parte de este proceso, para que el sector esté presente con un producto regional, representativo de nuestro país y que nos permite hoy llegar al mercado chino para seguir mostrando al mundo la calidad con la que producimos, más en el contexto actual de pandemia que exige mayores esfuerzos de todos, productores y Estado”, dijo el ministro Luis Basterra.

Uno de los aspectos sanitarios acordados entre la Argentina y China es que los limones viajen con un tratamiento de frío (entre 2 y 3 grados) en tránsito durante la travesía, para prevenir la mosca de los frutos.

El protocolo para la apertura del mercado chino fue suscripto en diciembre de 2019 entre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y la Administración General de la Aduana de China (GACC). Dicho protocolo actualizó el que regía desde 2004 para cítricos dulces (naranjas, mandarinas y pomelos), incorporando a los limones frescos, los cuales habían sido excluidos en su momento por falta de acuerdo entre las partes respecto a exigencias de certificación exigidas por China.

“Este es el primer envío a China de limones bajo este nuevo protocolo, cumpliendo con todos los requisitos del plan de trabajo firmado con China como, por ejemplo, que los productores y los empaques estén inscriptos, que cumplan con todas las medidas fitosanitarias establecidas con controles en campo, en empaques y en certificación”, explicó el director de Comercio Exterior Vegetal del Senasa, Martín Delucis.

De esta manera, Argentina es el segundo exportador mundial de limones después de España. En términos generales, un 75% de la producción tiene destino industrial, 8% va a consumo interno y el resto se exporta como fruta fresca. El consumo local varió desde 1,5 kilos por habitante por año en 2008, a 0,7 kilos en 2011 y 3 kilos en 2017.