En los últimos días las fuerzas de seguridad en la provincia de Buenos Aires realizaron protestas y manifestaciones en diferentes puntos del territorio bonaerense, que incluyeron la residencia presidencial en Olivos, Lanús y en el Centro de Coordinación Estratégica de la policía provincial en Puente 12, La Matanza, entre otros.

«La quinta rodeada de efectivos policiales armados y con patrulleros fue un episodio muy grave y preocupante que merecía expresiones muy claras de toda la dirigencia», declaró Ricardo Alfonsín, embajador argentino en España. «Espero que algunos dirigentes repudien en forma contundente cuando se dicen y hacen cosas contrarias a nuestra cultura democrática. Espero que el partido cambie porque la gente quiere una oposición que también de respuestas, no solo críticas a un gobierno que acaba de ganar las elecciones». «En estas cuestiones todos tenemos que estar de acuerdo, no estamos dispuestos a tolerar algo que está expresamente prohibido para las fuerzas de seguridad», concluyó Alfonsín.

Como respuesta al reclamo por mejoras salariales y tal como estaba estipulado la semana anterior cuando el Gobierno Nacional anunció un Programa de Fortalecimiento, el gobernador Axel Kicillof dio a conocer este jueves el Plan Integral de Seguridad en el que oficializó un ajuste en los sueldos de la Policía que ronda el 36%. «Quiero anunciar que he tomado la decisión política de fondo que viene a saldar una deuda que este Estado tiene con su policía», expresó en el inicio del discurso.

De esta manera, aproximadamente 39.521 agentes «pasarán a percibir un salario de bolsillo de 44 mil pesos». Así, «comienza una equiparación del salario con el de la Policía Federal Argentina».

La decisión gubernamental será financiada con el 1% del Fondo de Coparticipación que el presidente Alberto Fernández devolvió a la provincia y que fuera distribuido a la Ciudad de Buenos Aires también por decreto en el año 2016 por el expresidente Mauricio Macri. En cuanto a ese importe, el Gobernador detalló que, mientras la provincia de Buenos Aires aporta el 40% de los recursos coparticipables, solamente recibe 22%, lo que deja «una provincia rica con un gobierno pobre». «Esto muestra la diferencia entre lo que produce la provincia y la capacidad financiera para gobernarla», expresó.

Además de la actualización de los salarios de la Policía, Kicillof adelantó que se multiplicará el importe para la compra de uniformes, que pasará de 1.100 pesos mensuales a 5.000. Asimismo, «se triplicará a 120 pesos las denominadas horas extra, que estaban congeladas en 40 pesos», dijo el mandatario, a la vez que aprovechó la ocasión para criticar abiertamente la gestión precedente de María Eugenia Vidal.

Al respecto de la atención, profesionalización y capacitación de las y los oficiales, Kicillof anunció la creación del Instituto Universitario Juan Vucetich «que permitirá la jerarquización de la fuerza» y comunicó la iniciativa de incorporar dos hospitales exclusivos y reforzar la asistencia psicológica.