River Plate aplastó 6-2 a Nacional de Uruguay en Montevideo y accedió a las semifinales de la Copa Libertadores de América, la cuarta en forma consecutiva. En la próxima instancia se enfrentará con Palmeiras de Brasil y sueña con disputar una nueva final del certamen de clubes más importante del continente.

¿Se puede explicar un 6-2? No. El equipo de Marcelo Gallardo fue una máquina, aprovechó el hombre de más y edificó una goleada histórica en Uruguay. El encuentro se rompió con la expulsión de Sergio Rochet, el arquero local, tras una patada sobre Matías Suárez. Allí, el «Millo» plasmó su superioridad y el primer gol llegó con una excelente definición de Jorge Carrascal. Luego, Nicolás De La Cruz aumentó la ventaja.

Nacional, con mucho amor propio, consiguió el descuento con un tanto de Ayrton Cougo, pero Bruno Zuculini aumentó las cifras del match a 3-1, resultado con el que finalizó la primera parte.

El complemento fue todo de Rafael Santos Borré, quien se sacó la mufa de partidos anteriores y metió un hat-trick que sentenció la historia. En tanto, Santiago Rodríguez había puesto el 3-2 transitorio para el «Bolso», que le jugó con mucha dignidad, a pesar de tener un hombre menos.

Palmeiras lo espera

El equipo brasilero se deshizo con facilidad de Libertad de Paraguay por 3 a 0 y buscará superar al conjunto de Núñez para meterse, después de mucho tiempo, en una final de Copa Libertadores.