La industrialización del carbonato de litio, fuente principal para las baterías de ión litio que impulsarán los vehículos eléctricos, continúa creciendo en Bolivia, por lo que prevén convertirse en uno de los principales creadores de materia prima en el rubro a nivel mundial en los próximos años.
1980-echazuAl respecto de la explotación de este recurso, el gerente nacional de Recursos Evaporíticos, Luis Alberto Echazú, criticó los comentarios de algunos analistas que expresaron que el país sudamericano se encuentra atrasado en el proceso y manifestó que «en 2009 dijeron que en tres años el mercado se iba a cuadruplicar, es decir, más o menos de 100.000 toneladas año a 400.000. Esto es absurdo. No sucedió aquello y el mercado tiene de 100 a 170 mil toneladas, estamos hablando de 2014, ni siquiera se ha duplicado, pero está creciendo», afirmó. Además, expresó que «el mercado va a despuntar a partir del 2020″, a lo que agregó que se encontrarán preparados para «el gran mercado de las baterías de ion litio para vehículos… principalmente en el Asia, Europa y ojala también en nuestra América».
Asimismo, el funcionario aprovechó la oportunidad para apuntar contra «estos falsos analistas, que son en realidad consultores de empresas extranjeras. Han generado un falso boom con el objeto de que la materia prima abarrote el mercado y caiga el precio, y lo han logrado en cierta medida. Se dice que para el 2020 la demanda será mayor que la oferta. En este momento es al revés», detalló Echazú.
El mercado actual
salar-de-uyniHoy Australia es el primer productor, seguido por Chile, que fue desplazado dos años atrás por la potencia ubicada en Oceanía.
Los indicios marcan que, sin lugar a dudas, Sudamérica se convertirá en el principal fabricante de carbonato de litio, ya que al país trasandino se le sumará Bolivia, quien se convertirá en la mayor industria al contar con la reserva de mineral más importante del planeta: el Salar de Uyuni.