Ya son cinco los días en que las cacerolas resuenan en Bogotá. Los colombianos no se callan y siguen en pie de lucha. A pesar de la represión vivida en las calles, el toque de queda decretado por el gobierno y de los paños de agua tibia del Presidente, la lucha sigue.

El pueblo colombiano no olvida, no perdona, no ignora más. Colombia se convoca de nuevo con movilizaciones en diversas localidades del país. El reclamo sobrepasa el “paquetazo de Iván Duque”. Los colombianos reclaman respeto a la legítima protesta, a la vida y a vivir en un país que priorice los derechos y no la economía.

El presidente Iván Duque Márquez se refirió este martes, desde el 37° Congreso Nacional de Ganaderos, a la jornada de protesta social que se inició el pasado 21 de noviembre. “Conversar no es llegar con el reclamo unilateral, no es poner una exigencia en la mesa, sino ponerse en los zapatos del otro y entender los argumentos de otros. Porque una de las principales características del populismo en América Latina es creer que la pobreza se enfrenta por decreto o, sencillamente, aniquilando las aspiraciones de quienes están del lado del desarrollo empresarial o el desarrollo de empleo”, dijo el mandatario.

Ese fue un claro mensaje al Comité del Paro Nacional, que se levantó de la mesa de diálogo con el presidente luego de no aceptar que en ella estuviesen gremios económicos.

Mientras el presidente Iván Duque compartía con los ganaderos, uno de los sectores más fuertes y rentables del país, en capital el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y los civiles se batían en las calles: los primeros con palabras, los segundos con las armas. El resultado, la muerte de Dilan Cruz a manos de un miembro del Esmad de la Policía Nacional.

Este domingo, un soldado de 21 años se quitó la vida tras reconocer que apoyaba el paro nacional y advertir que no iba a tirar contra sus hermanos, en un video publicado en las redes sociales. Brandon Cely Páez no solo apoyaba el paro, también fue sincero al reconocer que el ejército solo puede responder si se le apunta con un arma del mismo calibre. Tomó parte del conflicto y después, según fuentes oficiales del ejército, se suicidó.

El país se prepara este miércoles para una nueva jornada de movilizaciones, que no cesan desde el pasado 21 y que cobraron fuerza con la muerte de Dilan, la represión y una reforma tributaria. Una medida que contempla devolución del IVA a los más pobres. El mandatario se aleja cada vez más con sus respuestas al paro. Aún no atiende al verdadero reclamo del país. La herida mortal que sufrió Dilan, un joven de 18 años que quería ir a la universidad y salió a unirse al reclamo, no se olvida.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.