Se efectuó en Colombia la aprobación de la ley que sanciona con cárcel y multas el maltrato que cause la muerte o provoque lesiones que menoscaben gravemente la salud o integridad física de cualquier animal doméstico, amansado, silvestre vertebrado o exótico vertebrado. La ordenanza, confirmada por el Senado, establece que los animales no pueden ser tratados como objetos, sino como «seres sintientes» que también merecen respeto. La misma fue promulgada luego de los lamentables hechos del caballo descuartizado en una corraleja en Turbaco a principios de este año. Juan Carlos Losada presentó el proyecto, principalmente, porque la ley vigente al maltrato animal en aquel entonces era sancionada con multas totalmente irrisorias.
En el marco de la reciente noticia, dialogamos con Francina González, estudiante de Psicología en la ciudad de Rosario, que hace ya muchos años tiene un cariño y, sobre todo, un compromiso muy grande con los animales -especialmente con sus perros-, los cuales para ella significan amor, compañía y fidelidad. Al consultarle por los mismos nos dijo: «Tengo 4 perros, uno vive conmigo en Rosario y los otros tres en Junín (ciudad de donde es oriunda), me encariño muchísimo, a tal punto que los considero parte de mi familia. Pienso que son sumamente importantes en la cotidianeidad de las personas. En mi caso, que vivo sola, África (su perra) no solo me hace compañía sino que sus paseos me ayudan a distenderme cuando estudio».
Respecto al maltrato animal y la reciente noticia del país cafetero, aclaró que «es un fiel reflejo de la sociedad en que vivimos, una sociedad completamente violenta. Lamentablemente en Argentina existe una ley que protege a los animales (14.346), pero nunca se cumplió a rajatabla. Pienso que es fundamental que se condene a quienes hacen sufrir a estos seres indefensos y es importante que uno denuncie, ya que nosotros somos su voz». La ordenanza a la que hicimos referencia actualmente es conocida como «Ley Sarmiento» y data del año 1954, nada más ni nada menos.
También le consultamos respecto a las perreras, si son la mejor opción para erradicar la problemática de los perros de la calle o si cree que hay otra alternativa, y ella subrayó que «es esencial la instauración de un hospital para animales, al cual pueda acudir cualquier persona con su animal sin depender de los recursos económicos. La mejor opción no es la perrera, sino la esterilización tanto en machos como hembras».
Hoy en día las redes sociales cumplen un factor fundamental para la comunicación de animales abandonados, perdidos, maltratados o que simplemente estén en adopción de un futuro dueño. Las personas a través de Facebook, Twitter, Instagram y demás fomentan la información y también las comparten, por eso la joven estudiante nos detalló que apenas se extravía un animal o sabe de alguno en adopción, a través de las mismas esto se viraliza inmediatamente, ya que la mayoría de la gente usa alguna de estas redes.
Al retomar el tema de sus animales, hay que destacar que los cuatro perros que hoy disfruta los adoptó, ninguno es comprado ni de raza, y le gusta que así sea para no fomentar lo que sucede en los criaderos, «lugar en donde los animales son utilizados para parir hasta el cansancio y muchas veces son descartados cuando ya ‘no sirven'», subrayó.
Por último, dejó un mensaje para aquellas personas que maltrataron a un animal y para los que aún no han tenido la posibilidad de tener uno: «Tener un animal requiere de mucha paciencia y responsabilidad. A la hora de adoptar un cachorro hay que saber que existe la posibilidad de que rompa muchas cosas, que ensucie hasta que sea educado, que ladre, además de eso requiere asistencia veterinaria, sus paseos diarios y, sobre todo, mucho amor».
Es importante recalcar que existen diversas formas de maltrato, una de ellas es el efectuado contra los galgos que son utilizados para carreras, también perros a los cuales obligan a pelear o caballos que tiran carros. Respecto a la convivencia con animales, la futura psicóloga concluyó que «es una experiencia sumamente positiva, ellos solo conocen de amor, son lealtad, fidelidad y hacen nuestros días mucho más felices».

Deja una respuesta