Estamos finalizando el mes de noviembre y con el cansancio del año te sentís cada vez más débil y todo se hace más difícil si tu autoestima no acompaña al hecho de ponerle pilas a la vida y sonreír.

La mayoría de las personas, por la condición de ser humanos, tenemos altibajos. En esos momentos tiene que salir del último rincón de nuestro cuerpo nuestra autoestima. Ella incide en lo que concierne a nuestro ser, a nuestras formas de comportarnos y en nuestro aprecio personal. Por lo tanto, puede afectar a nuestra manera de ser y actuar frente al mundo y las relaciones con los demás. Nada en nuestro modo de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima. Esta constituye la base de confianza que todos necesitamos para vivir cada día. Es una actitud interior que consiste en conocerse y amarse como uno es, con sus defectos y cualidades. Es entender que el simple hecho de ocupar un lugar en este mundo es suficiente para ser valioso, único e importante.

La cosa es así, si tu autoestima es equilibrada o tira a ser alta, sabés que tenés un nivel de confianza en vos para que todas tus experiencias sean enriquecedoras. Pero para tener cariño y confianza en ti mismo, el hecho de ser criado en un contexto amoroso donde se respetó y se valoró tu pensamiento, es importante. Pero hay casos en los que no fue así. A no desanimarse, porque en cualquier momento de la vida se puede construir, consolidar y elevar la autoestima. Hay distintas formas de aumentar tu amor propio con trabajos de auto conocimiento.

Hay que saber que tener la exacerbada valoración hacia nosotros mismos puede causar rispidez con la gente, ya que desplaza el eje central al ponernos más arriba que los demás y provoca distancia al no generar un vínculo emocional.

Autoestima: opciones para mejorarla

Sos quien decide cómo entrenar esa valoración, vos sabés cuánto te falta para llegar a estar nivelado y, para ello, tené en cuenta estos tips:

1- La compañía de un amigo o una persona querida siempre es beneficiosa, porque son los que te devuelven una mirada aprobadora de lo que hacés y son capaces de brindarte la confianza que a vos te hace falta. Tomate el trabajo de hacerte un espacio para ellos, a pesar de lo cansadora que sea tu semana.

2- ¡Conectate con la lectura! Dejá de lado los horarios de oficina, olvidate de la ciudad y los ruidos por un rato, agarrá un libro que te guste, que sea tu preferido y leelo (un libro que a mí me causó un crecimiento interior y descubro cada vez que lo leo nuevas cosas es el “Alquimista” de Paulo Coelho, me hace focalizar la vida desde otro lado).

3- Mirá una película: el despejarte por un par de horas del celular o la computadora y relajarte en la cama o en el sillón de tu casa para ver uno de tus clásicos preferidos hace que te des un tiempo para vos y lo valores cada vez más.

4- Dale espacio al amor: si estás solo/a no te cierres, las cosas suceden por algo y todo lo que viene es mejor. Si estás enamorado o feliz, relajate, cedé un tiempo para estar con esa persona especial, valorá esos minutos que pasen juntos y disfrutalos al máximo. La risa es salud y el sexo también.

5- En la vida cotidiana hay situaciones que hacen que nuestra autoestima baje: hacé oídos sordos a esa burla y críticas destructivas que no te sirven de nada y elegí con qué quedarte. Cuando suceda esto, respirá profundo y no le des importancia.

6- Dale lugar a lo que necesites, y no solo algo material como auto regalarte un ramo de flores o una prenda de vestir que te haya gustado, sino también cederle un espacio a aquello que te venga en ganas: una salida con amigos, una comida especial o simplemente tomar mates viendo el atardecer. Hacete un tiempo para lo que te hace bien.

7- Siempre estate alerta, ya que uno mismo se da cuenta cuando la autoestima comienza a bajar. Tené siempre a mano tu teléfono, charlá con una amiga o a un amigo contale algo que te haga feliz, por ejemplo “la oferta que viste en tal boutique”. Poné tu canción preferida (en lo posible algo bien “up”) y otra opción es ir a hacer ejercicio, tomá todo aquello te sirva como escape de lo que te perturba.

8- Cada vez que sepas que vas a tener una situación estresante en puerta… pensala como un obstáculo, como un desafío a cumplir, ¡no te asustes! Hacá algo que te relaje y disfrutá.

¿Querés ayuda profesional?

En el “Coaching en movimiento” (técnica para desarrollar el potencial personal), la autoestima es una sensación personal que se refleja en el exterior. Nuestro nivel de autoestima se manifiesta en nuestros gestos, en cómo nos paramos frente al mundo, cómo decidimos tomarnos la vida. Nuestro cuerpo es el envase de lo que somos y de lo que sentimos. A través del movimiento, un entrenador buscará facilitar que te conectes con aquello que te hace brillar y sentirte vital, descubrir qué es lo que te sale bien y te hace sentir a gusto con vos mismo, para acompañarte en el logro de tus metas y tus sueños.

Ahora vos ya tenés varios tips para aumentar tu autoestima. Frená, pensá, no te hagas el rulo y dejate llevar solo por lo que te hace bien.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.