libroCuando tenemos que armar una presentación, solemos dedicar el 90% de nuestro tiempo a preparar el contenido y los materiales (invertimos mucho tiempo en el diseño de slides) y, cuando nos queremos dar cuenta, dejamos muy poco para practicar la misma. Sin embargo, el tiempo que dediquemos a practicar nuestra presentación puede llevarnos al éxito o a todo lo contrario. A lo que me refiero con esto es que es un punto crítico y determinante del resultado de nuestro trabajo. Adrian Wallwork, en su libro “Presentations at International Conferences”, nos recomienda que sigamos una serie de pasos para aprovechar al máximo ese único momento que tenemos para ser escuchados.
Investiga acerca de tu audiencia potencial
En un primer momento nos debemos preguntar: ¿quién es nuestra audiencia?¿Cuánto saben acerca del tema que vamos a presentar? En base a esto, debemos plantearnos si al hablar somos demasiado técnicos (en el caso de que la audiencia no conozca el tema) o muy generales (si es que la audiencia está conformada por expertos en el área).
Identifica los mensajes principales
Aquellos que no pueden faltar y le dan sentido y valor a la presentación. Acá debemos limitar la cantidad de temas a tres o cuatro (está comprobado que la audiencia no recordará una mayor cantidad de temas) y, de esta forma, nuestra presentación tendrá un foco claro.
Prepara un discurso de dos minutos

Foto: www.consultek.com.mx
Foto: www.consultek.com.mx
Es necesario para comprender qué es esencial y qué no y estar preparados en el caso de que haya una demora en la agenda del evento en el que estaremos exponiendo y nos pidan que seamos breves. Otro ejercicio que puede ayudarnos es grabar estos dos minutos, para luego escucharnos, tomar el tiempo, realizar las modificaciones necesarias y finalmente anotar este discurso.
Desarrolla la presentación partiendo de los temas principales que elegiste
¿De qué forma y dónde necesitamos detallar y explicar mejor estos puntos? Simplemente imaginate contando una historia e incluí respuestas cortas a las siguientes preguntas: ¿por qué elegí este tema? ¿Qué me motivó? ¿Por qué lo encuentro interesante? ¿Qué puedo contarle a la audiencia que no sepa? ¿Cómo puedo hacer que el tema sea interesante para los que no saben nada al respecto? ¿Cuáles fueron mis hallazgos? ¿Cuál es el significado de mi trabajo para la comunidad/región/mundo? ¿Qué aplicaciones tiene? ¿Qué interrogantes me quedaron? ¿Cómo pienso resolverlos? ¿Cuáles son mis próximos pasos?
Practica con colegas
Pedile a tus amigos y familia que te escuchen, que te cuenten qué piensan al respecto, que te hagan preguntas. Anotate esas preguntas y respondelas. Si son realmente cruciales, podés incluir las respuestas en tu presentación y, si no, las dejás como material de soporte para la sesión de “preguntas y respuestas”.
Dale una estructura a tu presentación
Foto: www.automationworld.com
Foto: www.automationworld.com
Tenés que empezar a organizar el texto por partes: una forma es dividir tu discurso y notas en secciones. Si es un trabajo de investigación, estas secciones podrían ser: introducción, metodología, resultados, discusión y conclusiones. Recién ahora vas a empezar a crear slides Cada una debe tener un propósito y ese debe ser claro, no solo para vos sino también para la audiencia. La finalidad de un slide debe ser: hacer más comprensible un concepto complejo, ayudar a visualizar algo de una mejor manera, hacer que algo abstracto sea más concreto y llamar la atención. Si un slide no cumple con ninguno de estos criterios entonces se debe descartar.
Realiza los últimos cambios a tu discurso
En base a los slides creados, vuelve a revisar tu discurso para ver si se adapta bien al flujo de la presentación. Un punto importante es que siempre seamos naturales al hablar, usar un estilo informal.
Foto: www.muycomputer.com
Foto: www.muycomputer.com
Revisa los slides y elimina aquellos que sean redundantes, complejos e innecesarios
En este punto ya podemos practicar la presentación, mostrar los slides y pedirle a nuestros amigos y familiares que nos vuelvan a dar su opinión. ¿Hay algo que no se entiende? ¿Es muy complejo? ¿Hay muchos datos? Estas preguntas deben ser resueltas en este momento. El objetivo es focalizar en lo que la audiencia quiere y necesita saber y no solo en lo que ustedes crean que sea necesario contar.

Deja una respuesta