Para todos aquellos que me van a estar leyendo, quisiera dedicar unas líneas a presentarme antes de meternos en tema. Soy nutricionista, me encanta hablar del tema y de todo lo que se relacione con los alimentos y su interacción con el organismo. Creo que el cambio está en cada uno de ustedes y además creo que es posible, por eso voy a escribir.
Como primera aproximación al cambio, considero fundamental entender el porqué, y de ahí comprometernos a poner el granito de arena en cada cosa que hagamos.
Una forma de aprender a alimentarnos en forma sana es entendiendo la importancia que tiene la alimentación en nuestra calidad de vida.
Saber lo que nuestro cuerpo necesita en cada momento es un punto de partida para iniciar el cambio y poder sentirnos más activos, saludables y mejor con nosotros mismos. Al hablar de alimentación saludable nos referimos a comer variado para vivir en salud.

Foto: www.sanandreshoy.com
Este concepto integra cuatro aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta en nuestra alimentación cotidiana:
1. Consumir una amplia variedad de alimentos para incorporar todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.
2. Incluir alimentos de todos los grupos a lo largo del día: cereales, verduras y frutas, lácteos, carnes y huevos, aceites y grasas, azúcar y dulces.
3. Consumir una proporción adecuada de cada grupo. Algunos debemos consumirlos en una mayor proporción, como los cereales, verduras y frutas. Estos deben ser la base de nuestra alimentación. Otros hay que consumirlos en menor proporción, tales como azúcares y aceites, porque nuestro organismo no los requiere en cantidad.
4. Elegir agua potable para beber y preparar los alimentos, de esta forma no se contaminan los mismos.
Para tener una guía acerca de cómo seleccionar los alimentos y la proporción que debemos consumir de cada uno de ellos, fueron clasificados en distintos grupos, de acuerdo a los nutrientes que contienen en mayor proporción y con mejor disponibilidad para nuestro organismo. Dentro de estos grupos, ordenados de mayor a menor consumo diario tenemos: cereales; verduras y frutas; leche, yogur y queso; carnes y huevos; aceites y grasas; y por último, azúcar y dulces.
Todos ellos están representados en la Gráfica de la Alimentación Saludable.

Siguiendo esta propuesta, podemos organizar nuestra alimentación diaria teniendo en cuenta los siguientes consejos:

  • Comer con moderación e incluir alimentos variados en cada comida. Para darnos cuenta de una forma muy sencilla si estamos consumiendo variedad de alimentos, podemos ver si en nuestro plato encontramos variedad de colores.
  • Consumir todos los días leche, yogures o quesos, ya que nos aportan calcio y proteínas de alto valor biológico.
  • Comer diariamente frutas y verduras de todo tipo y color. Esto es muy importante, debido a que el color determina el tipo de pigmentos, antioxidantes y nutrientes que contienen los alimentos. Al incorporar frutas y verduras de diferentes colores podemos asegurar que estamos aportando variedad de nutrientes a nuestra alimentación.
  • Comer una amplia variedad de carnes rojas y blancas, retirando la grasa visible.
  • Preparar las comidas con aceite preferentemente crudo y evitar la grasa para cocinar.
  • Disminuir los consumos de azúcar y sal. Los azúcares solo aportan energía sin sustancias nutritivas, mientras que la sal está contenida naturalmente en los alimentos, siendo esta cantidad suficiente para los requerimientos de nuestro cuerpo. El consumo excesivo de azúcares y dulces favorece el desarrollo de sobrepeso y obesidad, y el consumo de sal en exceso nos pone en riesgo de hipertensión.
  • Consumir variedad de panes, cereales, pastas, harinas, féculas y legumbres. Es esencial darle vital importancia a este grupo, ya que a partir de los cereales obtenemos la mayor parte de la energía para poder realizar las actividades diarias.
  • Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y evitarlo en niños, adolescentes, embarazadas y madres lactantes.
  • Tomar abundante cantidad de agua potable durante todo el día para mantener nuestro cuerpo hidratado y, además, facilitar la eliminación de desechos de nuestro cuerpo.
  • Aprovechar el momento de las comidas para el encuentro y el diálogo con otras personas. Pensemos un tiempo de conexión con la familia, con amigos y, por qué no, con nosotros mismos.

 
Fuente: Guías Alimentarias para la Población Argentina.

4 comentarios de “Consejos para una alimentación saludable

  1. Antonela dice:

    Muy buen aporte. La alimentación es un aspecto fundamental en la vida de todo ser. A través de una dieta adecuada se logra establecer la base fundamental de una vida plana y saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.