Tras señalar que «el sistema energético nacional está en una situación precaria», el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, informó que el gobierno decretará la Emergencia del Sistema Eléctrico Nacional hasta el 31 de diciembre de 2017 y que durante este lapso se tomarán las «medidas correctivas» necesarias para no entrar en colapso, a la vez que se impulsará un «uso racional de la energía».
Respecto de las medidas que se podrían tomar, Aranguren realizó previamente un análisis de la actual situación en materia energética. Al respecto, precisó que «hay dos parámetros: la cantidad de cortes y la duración de cada corte. En 2003 teníamos cuatro cortes por persona por año y en 2014 pasamos a cinco. En cuanto a la duración de las interrupciones, en 2003 eran seis horas y el año pasado llegamos a 33 horas por usuario por año. Esto es una clara demostración del deterioro de servicio». Además, precisó que con relación a los cortes en el suministro se van a «hacer anuncios preventivos en cada caso de corte en particular y va a estar informado en la página del Ente Nacional de Regulación Eléctrica (ENRE)». Por otra parte, descartó por el momento que se modifique el huso horario del país. «En la medida en que no sea necesario no tomaremos medidas de menor uso de iluminación o el cambio de huso horario, ya que la principal demanda de energía son los aire acondicionados», explicó.
Asimismo, Aranguren detalló lo que se va a establecer con el decreto de emergencia. «Tenemos por delante un desafío. Hemos creído necesario tomar medidas de corto y mediano plazo para atender la situación. Declaramos la emergencia del Sistema Eléctrico Nacional. La vigencia de esta resolución se estima hasta diciembre de 2017. El decreto instruye a Minería y Energía para que desarrolle medidas necesarias para resolver la situación y se logre un suministro técnico adecuado. Y al Ministerio de Planificación, así como a las jurisdicciones provinciales, para que coordinen también con el Ministerio de Energía medidas de emergencia para paliar la situación», señaló el funcionario.
«Estamos convencidos que estamos dando ejemplos y debemos instruir a los edificios públicos para que evitemos poner el aire a 18 grados y lo subamos a 22, 23 o 24 grados», puntualizó. Aranguren remarcó que «esto es para reconocer el problema y para implementar en forma inmediata. Las empresas proveedoras del servicio y el Estado nacional tienen la obligación de resolver el problema que es evidenciado a través de los cortes que vienen cuando aumenta la temperatura. Tenemos que mantener informada a la población sobre lo que vamos a hacer». Además, dijo que los cortes de energía reiterados se deben a causas que se arrastran desde hace 12 años y expresó que es momento de «trasparentar y dar previsibilidad a lo que vamos a hacer y comunicárselo a ustedes». Indicó que mientras dure la emergencia se buscará renegociar los contratos con las empresas distribuidoras «y tener un servicio acorde con lo que pague la población». «Tenemos que asegurarnos que las empresas mejoren el parque instalado», sostuvo el ministro.
Respecto de las mejoras en el parque energético, Aranguren remarcó que la Central Nuclear Embalse entrará en enero en mantenimiento de largo plazo, que durará entre un año y medio y dos años, por lo que la oferta de electricidad quedará aún más ajustada.
De acuerdo con el funcionario, el problema se focaliza en la distribución de electricidad hacia los hogares y empresas por falta de inversiones y de planificación, que provocan cortes en el servicio.
Por otra parte, el titular de la cartera energética cuestionó la política de subsidios llevada adelante por el kirchnerismo y la calificó como «para todos y todas, aún para quienes no los necesitan», y sostuvo que la declaración de la emergencia en el sistema eléctrico buscará mejorar el servicio.
«Necesitamos cambiar el esquema por el cual en la Argentina se implementaban los subsidios. En la última década se generó una política de subsidios a la oferta, para todos y para todas, aún a aquellos que no lo necesitan», explicó el funcionario. Aranguren señaló que buscarán «enfocar los subsidios en esos segmentos de la población que realmente lo necesitan» y que darán a conocer el nuevo esquema en los próximos días. «Debemos enfocar los subsidios en esos segmentos de la población que realmente lo necesitan, es decir, a la demanda. Eso es lo que estamos terminando de desarrollar y que está vinculado a cruzar distintas bases de datos en poder de la ANSES y de la AFIP para identificar el segmento de la población que demande y requiere este nivel de subsidios», precisó.
Ahora deberemos enfrentar un par de años con limitaciones energéticas, de acuerdo con el oficialismo, a causa de la mala situación del sistema energético por falta de inversiones. Esperemos que sea el camino para una solución definitiva.