Carlos «Indio» Solari, el excantante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, dio a entrever un posible fin a su carrera musical y, como su pasión mueve multitudes, repasamos los shows de la banda en estadios de fútbol.

«Yo ya no puedo cumplir hazañas que prometí. Solo seguir cantando…». Sin decir mucho, dijo lo que no quería escuchar uno de sus fanáticos ni amantes del rock nacional. Sin embargo, al parecer, todo tiene un final. Esa puerta la abrió hace tiempo. En marzo de 2016, previo a un show en Tandil, dio a conocer que sufre de Parkinson, misma enfermedad con la que lidia Ozzy Osbourne. Como si fuese poco, en diciembre charló con Marcelo Figueras en el programa “Plegarias atendidas” y sentenció con que es improbable que se vuelva a subir a un escenario.

Hace pocos días brindó un show vía streaming, con tres presentaciones suyas, junto a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Noches llenas de emociones pero con una caricia y una bofeteada al mismo tiempo. Al cierre de la misma, se estrenaron “Rezando solo” y el baldazo de agua fría, “Encuentro con un ángel amateur”. Si este último track es un adiós… ¿por qué no recordar lo mejor de los Redondos y las de estadios de fútbol que llenó con ritmo y calor?

El 2 de enero de 1982 se realizó en el Club Excursionistas, en el Bajo Belgrano, el festival “Pan Caliente” para ayudar a la revista de Juan Pistocchi que estaba a punto de quebrar. Sin contar con la tecnología que hay en la actualidad, el boca en boca llenó el estadio para ver a Los Abuelos de la Nada, Lito Nebbia y León Gieco, entre otros artistas. Una fiesta descontrolada que terminó de estallar con la presentación de una banda que hacía sus primeros pasos: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Tal fue la algarabía que uno de los 50 policías involucrados, al parecer no le tenían fe al evento, en el show pidió que dejen de tocar por el desmadre y las mujeres que se habían desnudado en el escenario.

Su popularidad fue creciendo

Los pubs y espacios menos amplios se llenaban y mucha gente quedaba afuera de los conciertos. Pasaron ocho años para una nueva presentación en un estadio de fútbol. El 26 de mayo de 1990, en la gira de “Bang, Bang! Estás liquidado” se presentaron en el estadio provincial José María Minella de Mar del Plata. Siguieron pasando los shows en el interior y exterior, mientras que en Buenos Aires llenaron los micro estadios de Lanús y Racing, tal como pasó meses antes en el de Newell’s Old Boys, en el año 1992.

El tour «Lobo suelto/ Cordero atado» en 1993 fue el estallido y de ahí no pararon. Primero, la doble fecha del 19 y 20 de noviembre del 93′, luego el doblete del 16 y 17 de diciembre de 1994 en Huracán.

Esto se mantuvo también en el interior de país, más precisamente en Santa Fe. El tour «Luzbelito» fue un claro ejemplo. Estadios desbordados y muchos inconvenientes. El primero se dio el 28 de diciembre de 1996 en la cancha de Unión de Santa Fe, con más de 15 mil espectadores y, como si fuera poco, el 13 de diciembre del siguiente año se presentaron en el campo de juego de Colón de Santa Fe doblegando lo hecho anteriormente. Los incidentes previos a los conciertos hicieron que se suspendan varios shows en Olavarría.

Los Redondos movían un país que vivía -aún se mantiene- en una montaña rusa constante. Sin embargo, ellos enardecían a un público sin culpas. Así llegaron los recitales emblemáticos de Racing en 1998, el material de archivo sirvió para atraer otras bandas a dicho estadio como Rammstein, Judas Priest y Whitesnake, como también en el de River Plate en 2000.

Para culminar este repaso, vamos a transitar los últimos shows (sin saber que iban a ser eso) en un país que se venía abajo. El primero de esos fue en Uruguay, más de 50 mil almas se hicieron presentes en el Estadio Centenario. En agosto de 2001 se dio su última presentación, de esta manera, en nuestro territorio. Ese sábado 4 se presentaron en el Estadio Chateau Carreras de Córdoba y lo que fue una fiesta terminó en tragedia. Jorge Felippi se cayó de una baranda y falleció en el acto. Tiempo después se conoció que la agrupación se separaría, pero Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se incorporaron a la historia argentina.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Facundo Olguín.