Actualmente, una de las grandes preocupaciones de madres, padres y adultos al cuidado de menores es el uso que los chicos hacen de internet: si utilizan las redes sociales, con quiénes interactúan y qué cuidados tienen que tener los adultos incluso al exponer a los niños en las fotografías.

Algunas de estas problemáticas fueron abordadas en una entrevista con el doctor Hernán Navarro, director de la ONG Grooming Argentina, para comprender los riesgos y saber cómo actuar.

¿De qué trata el grooming?

“Nosotros lo estamos definiendo como el acoso sexual en internet, y las distintas plataformas tecnológicas hacia niños, niñas y adolescentes según nuestra línea de pensamiento es la nueva modalidad del abuso sexual infantil que se da a través del uso de la tecnología, sin contacto físico. Esta es la novedad que planteamos desde la interacción que hay en redes sociales y en plataformas tecnológicas. No hace falta llegar a un contacto físico para que sea considerado un abuso, es el delito del Siglo XXI en relación a la niñez y la adolescencia.”

Es muy importante conocer que en Argentina, al grooming se lo considera un delito desde el año 2013, cuando se lo incorporó al artículo 131 del Código Penal a través de la norma 26.904, con una pena de 6 meses a cuatro años.

¿A qué otros peligros nos exponemos?

“Otra problemática que se está presentando actualmente es el sharenting, que representa una práctica, un fenómeno que se está convirtiendo en tendencia a nivel mundial que tiene que ver cuando el propio adulto es el que sobrexpone información de sus hijos e hijas en internet, habilitando lo que es el secuestro digital de fotos, donde se puede mentir, se puede montar un escenario paralelo. Por ejemplo, hace poco un padre denunciaba que había una persona que simulaba en una red social tener un hijo y en realidad publicaba fotografías de su hija y se las había robado de sus redes.”

¿Cómo podemos trabajar para evitar estos peligros?

“Con un cambio de mirada de paradigma y repensar la cultura, en términos tecnológicos, la vida desde esta era digital, donde yo observo a el mundo adulto anestesiado, se sigue considerando al ecosistema de internet como un espacio de divertimento, esparcimiento, ignorando este tipo de delitos y otras conexiones que hacen a los riesgos y a la vulnerabilidad de los chicos en internet. La sociedad y el mundo adulto tiene que saber que internet tiene un ‘lado b’ y el objetivo nuestro no es demonizar la herramienta, por el contrario, nuestra idea es trabajar con el empoderamiento en materia digital de los adultos y de los niños, construyendo esta ciudadanía digital responsable y trabajando en esta generaciones de chicos futuros.”

¿Cuáles son los trabajos que llevan adelante con la ONG?

“El objetivo es trabajar, fundamentalmente, sobre la prevención y la promoción. Decidimos trabajar no solamente con las víctimas, que suele ser la franja de 10 a 14 años, sino trabajar con los adultos padres, docentes, operadores judiciales, miembros de la fuerza de seguridad, psicólogos, abogados. La capacitación a todos los actores y a los efectores que intervienen para poner luz sobre esta problemática. Lo que uno pide es el compromiso, el involucrarse, que se establezcan normas, pautas, poner límites en el mundo de lo digital, no solamente  en el mundo de lo offline.”

La ONG Grooming Argentina cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales capacitado para abordar estas problemáticas, brindan charlas de capacitación en escuelas de todo el país e, incluso, cuentan con el servicio de asistencia integral a la víctima a través de WhatsApp que opera las 24 horas con la línea 11 2481 1722.

El avance de las nuevas tecnologías es vertiginoso y rápido, por eso es necesario que, como adultos, aprendamos a hacer un uso adecuado de las redes sociales e internet y ayudar a que los pequeños sepan que cuentan con ciertos riesgos y que es muy importante la comunicación para evitar un daño a futuro.

Para contar con más información podés ingresar a la web de Grooming Argentina.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.