El andar de nuestras vidas no cesa, el planeta sigue su curso y una década llega a su fin. Tal vez por esto último, sea buen momento para detenernos un instante y mirar hacia atrás para reflexionar sobre los sucesos que vivimos en los diez años más recientes y darle valor a los dos primeros puntos antes mencionados.

Por todo esto, vamos a hacer un breve repaso por lo más destacado de la década 2010-2019.

2010

A modo de consecuencia de la peor crisis financiera de segunda mitad de siglo en 2008, Europa comenzó la década con la sociedad en las calles de Grecia, España y Portugal, por citar las principales manifestaciones. El decenio comenzó con la Primavera Árabe y la caída de diversos gobiernos en Medio Oriente, que comenzó hacia finales del año con el suicidio de un vendedor ambulante en reclamo del modo de vida en la sociedad tunecina.

Además de la caída del gobierno de Zine El Abidine Ben Ali y las siguientes protestas en Egipto, Libia, Líbano, Marruecos, Siria y Yemen, entre otras naciones, esto marcó un antes y después en la actuación de las redes sociales para organizar, difundir y denunciar gobiernos e injusticias.

Otro suceso quizás no tan recordado fue la ley que impulsó Barack Obama para que las misiones espaciales solo sean gestionadas de forma privada. De esta manera, el presidente norteamericano ponía fin a una era en la carrera espacial y dio inicio a lo que años después continúa, entre otros, el empresario Elon Musk.

2011

Inmediatamente después de la Primavera Árabe, en Siria comenzó el califato del Estado Islámico (también actor principal en la seguidilla de atentados en Europa) y la guerra que aún mantiene en vilo a las potencias del globo.

Casi en simultáneo, un accidente nuclear en Fukushima, Japón, prendió las alarmas ecológicas y científicas. El ocurrido en los reactores de agua como consecuencia de un terremoto y posterior tsunami, alertó al mundo entero y revivió los recuerdos de Chernobyl.

Antes de finalizar el año, un joven asumía el liderazgo de un pequeño pero poderoso país en Asia. Se trata de Kim Jong-un, presidente no electo que se convirtió en blanco de las críticas por parte de Occidente por su personalidad y accionar.

2012

Las impresiones 3D, que ya daban sus «primeros pasos» se afianzan como la tercera revolución industrial. La experiencia en imprimir alimentos un año antes y la difusión de los productos que realizan posicionan a esta maquinaria como protagonista de un futuro muy cercano. Trasplantes, herramientas y multiplicad de opciones signan «el año de la impresión 3D».

2013

Dos muertes marcaron el fin de una era. Hugo Chávez torció el destino de Venezuela (con múltiples críticas y respaldos) y falleció en el mes de junio. Por su parte, Nelson Mandela partió en diciembre y también cambió para siempre a su país, Sudáfrica, y resultó en una influencia mundial de derechos humanos, contra el racismo y es referente obligado de la esperanza.

Por otra parte, un clérigo argentino se convirtió en la máxima entidad eclesiástica: Jorge Bergoglio marca una nueva etapa de la Iglesia y asume como Papa Francisco.

2014

Rusia se afianza como potencia. Mientras el conflicto en Crimea despierta las críticas de Estados Unidos y la Unión Europea, el gobierno de Vladimir Putin incorpora a Crimea y Sebastop y se consolida como una nación autosuficiente y dispuesta a posicionarse como el país más poderoso del planeta.

2015

Siempre discutida y permanentemente cuestionada, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) vivió en carne propia un escándalo de corrupción que envolvió a la UEFA y a los principales dirigentes de la disciplina a nivel mundial, lo que tuvo como consecuencias cambio de representantes e investigaciones en diferentes estratos.

En nuestro país comenzaba el gobierno de Mauricio Macri y se iniciaba un periodo de regresión de derechos, contracción de la economía, iniciativas para las minorías más pudientes, destrucción de la cultura y desfinanciación de diversos sectores. Además, durante su gestión Argentina contrajo la descomunal cifra de 39.000 millones de dólares de deuda ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

2016

A mediados de año, Reino Unido obtuvo un «sí» con el referéndum para salir de la Unión Europea, a través de una campaña que tenía el rechazo hacia los refugiados (acusados por las tasas de desempleo y criminalidad) como principal motor para conseguir los votos necesarios. De esta manera, el denominado Brexit sigue su curso.

Del otro lado del Océano Atlántico, el millonario empresario Donald Trump asumía la presidencia de Estados Unidos y se cargaba las críticas de propios y extraños con sus discursos misóginos, machistas, xenófobos y racistas. Sí, todo eso forma parte del republicano que está en carrera por su segundo mandato en la Casa Blanca aunque enfrenta un juicio político por parte del Congreso.

Mucho más cerca, en Brasil, el escándalo de la empresa constructora Odebrecht salpicó de corrupción al gobierno de Dilma Rousseff, con impeachment incluido, y alcanzó a varios países de la región, entre ellos Argentina.

2017

Las mujeres alzan la voz. El movimiento #MeToo en Norteamérica tras las denuncias hacia el productor de cine Harvey Weinstein y las consiguientes exposiciones públicas de violaciones, acosos y abusos en todo el planeta avivaron un fuego que no se apaga. Sin dudas, 2017 marcó un antes y después en el género.

2018

Este será recordado como el año en que el calentamiento global finalmente se volvió tema prioritario de agenda con la aparición de la joven activista Greta Thunberg y un despertar de consciencia colectiva en todas partes del mundo que presionó a diversos Estados para tomar medidas en el asunto.

Asimismo, en Birmania sucedió uno de los mayores crímenes religiosos, cuando más de 700.000 personas huían del país por las persecuciones étnicas. Más de 25.000 musulmanes perdieron la vida en manos de budistas.

2019

Chile cautivó los ojos del mundo entero. Previamente, Ecuador disparó la llama de las manifestaciones en las principales ciudades de la nación como reclamo por las condiciones de vida y políticas del gobierno de Lenín Moreno, denunciado por Julian Assange por tomar un empréstito del Fondo Monetario Internacional y malversar dicho dinero. En el caso del país trasandino, Sebastián Piñera continúa recibiendo críticas y la población denuncia ante el planeta crímenes de lesa humanidad, violaciones, torturas y lo peor de tiempos que creíamos haber dejado atrás.

Asimismo, un Golpe de Estado en Bolivia tras las dudosas elecciones que perpetuaban a Evo Morales en el poder, cierran un año en el que Argentina cambió de gobierno y dio inicio al periodo de Alberto Fernández en la nueva década.