Logramos el tan ansiado arreglo con los bonistas y ahora falta lo más fácil, el crecimiento económico, algo sencillísimo en este país. Mauricio Macri mandó felicitaciones desde Francia, con la esperanza de volver y endeudarnos de nuevo. En una jugada maestra, Graciela Camaño votó a favor de la reforma judicial y su marido recibió 130 millones de pesos. Por último, un choque de gigantes: Cristina Fernández de Kirchner contra Google. ¡A comprar pochoclos!

Noticias de la Gorra

Finalmente, llegó el famoso acuerdo con bonistas. La cosa es así: le vamos a pagar menos intereses que los que acordó “el mejor equipo de la historia” y arrancamos en 5 años. La pregunta es de dónde va a salir la guita dentro de un lustro, porque parece que la respuesta es prenderle una vela a un crecimiento meteórico de la economía, y ya todos sabemos cómo termina esto en Argentina, ¿no?

Fueron muy interesantes los saludos y felicitaciones por parte de Luis “Toto” Caputo («el Messi de las finanzas») y Nicolás Dujovne. Creemos que el nivel de piedra de la cara de estos muchachos no se vio ni en el monte Rushmore. Otro que mandó felicitaciones, pero en este caso desde París y mientras le chupa un huevo cualquier cosa, fue Mauricio Macri, que con esta plataforma económica ya estaría preparado para volver en 2023 para pedir mas guita.

La Inspección General de Justicia (IGJ) firmó una resolución para que las nuevas sociedades los directorios estén conformadas en un 50% por mujeres. Lo curioso es que el directorio de la IGJ solo está integrada por hombres. Ahora nadie piensa en lo injusta de esta resolución… mirá que las mujeres están más capacitadas y se van a ver obligadas a llenar el cupo con la mitad de hombres.

En el marco de la reforma judicial, quien sorprendió a todos con su voto a favor fue Graciela Camaño. Justo después y curiosamente, a UTHGRA (el sindicato de gastronómicos que maneja su marido Luis Barrionuevo) le cayeron 130 millones para darle aire.

Se avanza con la ley de teletrabajo que busca regular las tareas que hacen los empleados de empresas desde la casa y ya se pusieron del orto, como era de esperar, los empresarios. Entre ellos está el exrebelde Mario Pergolini, y como también era de suponer, los sindicatos. El que se picó lindo fue el secretario general de la CGT, Carlos Acuña, que le mandó un saludo a Máximo Kirchner diciéndole que “no laburó nunca en su vida y nos quiere enseñar a nosotros”. Sí, están debatiendo sobre trabajo un político hijo de poderosos millonarios y un sindicalista. Les tirás una pala y se las toman, o se la toman.

En otro orden de temas, hay fuego descontrolado en el Litoral, parece que es mas barato incendiar todos los campos y que se vaya todo a la mierda que controlar la joda. Ahora la nube de humo se viene para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y desde Juntos por el Cambio están tomando nota para hacer una de sus famosas fogatas de información y que pase camuflada.

Como medida contra el alza de muertes y contagios por la pandemia, el Gobierno prohibió las reuniones sociales y, para celebrar el decreto, se organizaron un picadito en Parque Centenario y se juntaron más 200 personas en una birrería de Recoleta.

Finalmente, Cristina Fernández de Kirchner presentó una demanda a Google por figurar en el buscador como “ladrona de la Nación Argentina”. Claro, si todos sabemos que deben mencionarnos como «república».