Son incontables las veces que anhelamos otra realidad. Quizás nos gusta nuestra rutina, pero soñamos con un cambio para probar a qué sabe una vida más condimentada. No todos tienen la oportunidad de efectuar dicha variante, y la mayoría debe acostumbrarse a su circunstancia sin mucho más que hacer. ¿A dónde escapamos cuando no toleramos una deuda más? ¿Cuál es el refugio que nos protege de la vida de adulto?

Si yo digo que tenemos un pasaje gratis a otra posibilidad, probablemente se me rían en la cara. ¿Gratis? Sí, gratis. Podés invertir plata si querés, pero el pasaje ya es tuyo. ¿Por cuánto tiempo? La estadía es breve. No te quejes, dejame terminar. No quieras que sea eterno el bienestar, disfrutalo siempre que aparezca.

Este pasaje, nuestra vía completamente accesible, es la imaginación. Cuando hablo de una posible inversión de dinero, me refiero a la estimulación que se necesita. Si no tenés con qué pagar, no te preocupes. Podés generar tu propia fuente.

Un conjunto de hojas decoradas con palabras significativas, sostenido por una tapa y contratapa. Recibe el nombre de libro. Poné una mano en cada extremo, abrilo y buen viaje. Me siento en la obligación de recordar su existencia, sobre todo en este día.

15 de junio, Día del Libro en Argentina

Si bien en el resto del mundo el Día del Libro se celebra cada 23 de abril (en conmemoración a la muerte de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega), Argentina le otorgó una fecha diferente.

El 15 de junio de 1908, el Consejo Nacional de Mujeres entregó los premios de su concurso literario e instaló ese día como festejo anual. Luego, en 1924, Marcelo T. de Alvear firmó un decreto que declaró esta fecha como “Fiesta del Libro”. En 1941, el Ministerio de Educación cambió su nombre a “Día del Libro”.

De esta manera, el objetivo de la celebración es promover la lectura y destacar el exceso de cultura que contiene un solo objeto. No todos los días se encuentra un elemento que físicamente es igual al resto de su clase, pero su contenido varía según su creador.

Entregate a la chance de visitar otro país, otra realidad, otra posibilidad. Solo necesitás tu imaginación, y una historia escrita por conocer. Colocate frente a frente con tu libro, y conocé el que será tu portal a partir de ese momento. Buen viaje.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Mica Vitello.