El fuego continúa devorando bosques y reservas naturales en varias provincias de Argentina. Chaco declaró la emergencia agropecuaria por 180 días para todo el territorio. Los razones que señala el decreto son la importante sequía y los incendios producidos que, hasta el momento, causan pérdidas económicas y ambientales. Córdoba lleva varios días en llamas y otras provincias se preparan para el aumento de temperatura y posibles nuevos focos de incendios.

En Formosa, el Gobierno detalló que, de todos los incendios forestales que se produjeron en la última semana, el 42% ocurrieron en esa provincia y el ministro de Producción y Ambiente, Raúl Quintana, detalló que el 80% fue registrado en el sector ganadero. Además, detalló que los focos produjeron un mayor impacto entre animales anfibios y reptiles, y anunció que esta semana será convocado un grupo de biólogos y expertos para analizar una serie de “medidas reparadoras” para el ecosistema.

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, habló al respecto: “El decreto faculta al Ministerio de Producción, Industria y Empleo, en un lapso de 180 días, a llevar a cabo la recomposición del ciclo ganadero”. Además, indicó que “solo con esta acción no alcanza, sino que viene a complementar otras a través de un aporte de 269 millones de pesos por medio de distintas operatorias para hacer frente a la emergencia”.

“Los déficits hídricos provocados por la sequía generaron pérdidas de más del 50% y hasta el 100% en la producción del sector agropecuario en agricultura, ganadería y los sectores forestal y apícola”, destacaron desde la provincia. La declaración de emergencia tendrá una vigencia de 180 días desde el pasado jueves 1° de octubre.

Este plazo podrá prorrogarse para el sector ganadero, de acuerdo a las evaluaciones e informes técnicos elaborados por la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria. Además, dispone que las Subcomisiones Zonales de Emergencia Agropecuaria serán responsables de la evaluación de los certificados correspondientes.