Francia sancionó a Google con una penalización de 1,1 millones de euros por la puntuación «engañosa» de hoteles.

Este lunes, la Dirección General de Competencia, Consumo, y Control de Fraudes (DGCCRF) de la nación gala anunció la multa a la compañía de motor de búsqueda por alterar el formato de clasificación oficial, luego del reclamo de diferentes establecimientos que denunciaron que la empresa no tenía en cuenta las calificaciones reales de sus usuarios. Además, Google utilizaba el mismo sistema de 1 a 5 estrellas que el otorgado por la Agencia de Desarrollo Turístico, Atout France.

La imposición del gobierno francés, entonces, es por «clasificación engañosa», «una práctica especialmente perjudicial para los consumidores, que fueron engañados sobre el nivel de servicio que podían esperar», afirmaron desde el organismo público, que descubrió que varios de los hoteles contaban con notas más bajas de las que habían recibido por parte de sus visitantes. Una de las explicaciones que puede recibir este procedimiento es la mejora de las puntuaciones para aquellos lugares de alojamiento que hayan pautado publicidad con Google, a través del motor de búsqueda o en banners, por ejemplo. De esta manera, los patrocinantes obtenían mejores resultados en la venta de servicios aunque estos no se debían a otra cosa que afectar la toma de decisiones por la alteración de la calificación de las comodidades y servicios ofrecidos.

«Google había sustituido el ranking de Atout France por una clasificación establecida según sus propios criterios para clasificar los alojamientos turísticos. Esta práctica fue particularmente dañina para los consumidores, engañados sobre el nivel de servicios que podían esperar al reservar alojamiento. También resultó en perjuicio para los hoteleros cuyos establecimientos fueron presentados erróneamente como más bajos que en la clasificación oficial de Atout France», detalla el documento.