Por segunda vez en lo que va del año, Francia penaliza a Google. Tal como sucedió durante el mes de febrero por un importe superior al millón de euros por alterar las puntuaciones de los hoteles, en esta ocasión la cifra es de 500 millones en la misma moneda debido a los contenidos de medios de comunicación sin negociación previa por los derechos para su uso.

«Estamos muy decepcionados por esta decisión porque actuamos de buena fe durante todas las negociaciones. Esta multa no refleja los esfuerzos que se han realizado ni la realidad del uso de los contenidos de actualidad en nuestra plataforma», manifestaron desde la compañía. Cabe mencionar que el motivo de la disputa es la utilización de imágenes y artículos en el motor de búsqueda sin la correspondiente retribución para los medios creadores de dicho contenido. Precisamente, desde Google afirman que el tráfico que generan hacia los sitios es suficiente para no pagar a la prensa.

Al respecto de la sanción impuesta este martes por la Autoridad de la Competencia, originada en 2019 por «abuso de posición dominante» por parte de editores de prensa y agencias como AFP (de origen francés), «se centra en las negociaciones que tuvieron lugar entre mayo y septiembre de 2020. Desde entonces, hemos seguido trabajando con los editores de prensa para lograr un entendimiento», lamentaron desde Estados Unidos.

Finalmente, solicitaron al gigante tecnológico que «presente una oferta de remuneración para la utilización actual de sus contenidos protegidos» en un plazo no mayor de dos meses o «podrá ser objeto de multas de hasta 900.000 euros por día de retraso». «Esta es la multa más alta», afirmó Isabelle De Silva, titular de la Autoridad de la Competencia, al tiempo que manifestó que “el comportamiento de Google condujo a aplazar la buena aplicación de la ley sobre los derechos conexos, que buscaba tomar en cuenta mejor los contenidos de los editores y las agencias de prensa que aparecen en las plataformas”.