Varias cuentas en redes sociales hicieron pública una fotografía en la que denuncian que el fuego ocasionado en la Patagonia argentina pudo ser provocado por el rechazo de la comunidad a la megaminería. «Nos opusimos y nos incendiaron el bosque». Con esta frase contundente, usuarios en la redes denuncian el incendio en localidades de las provincias de Chubut y Río Negro. Brigadistas y personal especializado trabajan en la zona y, desde el Gobierno Nacional, consideran que el fuego se pudo haber iniciado de manera intencional.

El miércoles 10, en conferencia de prensa, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, ofreció la información oficial que se había logrado recabar hasta el momento: «En el día de ayer, en un lapso de 3 horas, a partir de las 4 de la tarde, hubo simultaneidad en siete localidades distintas donde se prendió fuego intencionalmente, y eso ha afectado a la región de una manera enorme».

El conflicto con la megaminería se agudizó cuando la Mesa Técnica conformada por investigadores del Centro Nacional Patagónico (Cenpat) y del Conicet enviaron el 4 de febrero a la Legislatura chubutense un reporte en el que desaconsejaban la instalación de un proyecto minero en los departamentos de Gastre y Telsen.

El estudio comienza repasando la falta de agua en varias zonas de la provincia, que se suma al proceso de desertificación. También destaca el rol de los acuíferos subterráneos, que potencialmente podrían contaminarse. «La megaminería representa un escenario de amenaza frente a un sistema ambiental vulnerable que cobra especial relevancia cuando se trata de una provincia donde los recursos hídricos superficiales son escasos», concluyeron los expertos.

Chubut fue la primera provincia que rechazó la megaminería en Argentina

En 2003 y por medio de un contundente plebiscito, los habitantes de Esquel se pronunciaron en contra de la instalación de una mina de oro, propiedad de la canadiense Meridian Gold. Desde ese año, la población siguió manifestando su rechazo a un proyecto que amenaza los recursos hídricos de la provincia. Con las consignas «Chubutaguazo» y «NoesNo», la comunidad sigue en pie para prohibir la llegada de empresas extranjeras que agoten los recursos naturales y se lleven una tajada enorme de regalías producto de la explotación y la destrucción de ecosistema.

En la actualidad, el bosque sigue ardiendo y los presuntos autores de los siete focos de incendio que tuvieron en vilo a la Comarca Andina y provocaron la destrucción de más de 200 casas fueron identificados en la últimas horas como al menos tres personas que integran agrupaciones militantes mapuches radicalizadas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.