Bajo mucho sol y con una pelota de color naranja (cuántas connotaciones futboleras trae este detalle), con más de 30 grados centígrados e inundados de calor y buena onda, el domingo 17 de febrero un grupo de jugadores descalzos levantaron la temperatura ante más de 4.000 espectadores de la localidad de Merlo, en la provincia de San Luis. Todos estos fueron los condimentos para complementar una eliminatoria sudamericana de fútbol playa, la cual quedará en la historia por haber coronado por primera vez a un campeón que no es Brasil, la potencia que ganó todas las disputadas hasta el momento.
salida del equipoEl seleccionado que destronó al rey del fútbol playa es nada más ni nada menos que Argentina, que enfrentó a Paraguay y lo venció por 6 a 2 (ambos ya estaban clasificados por llegar a la final). Con un paso arrollador y juego muy sólido logró el primer lugar en la clasificación para el Mundial de Tahití 2013, que se va a jugar durante la segunda quincena de septiembre de este año. La clasificación en nuestra parte del continente otorgó tres lugares para, lógicamente, los tres primeros de la competencia. Brasil ganó su partido por el último pasaje frente a Ecuador (quien había caído el sábado 16 en un muy pobre juego frente a la albiceleste con un resultado de 5 a 3). La verdeamarela derrotó a su par por un categórico 11 a 5. Los nervios le jugaron una mala pasada al conjunto ecuatoriano, que se quedó sin nada y ya en la semifinal frente a la Argentina sufrieron una expulsión y casi todo el equipo recibió amonestaciones.
golazoLa final de este torneo continental tuvo un enfrentamiento que se resolvió de manera mucho más sencilla de lo que marcaban los antecedentes. Argentina, como ya dije antes, venció claramente a Ecuador en las semis, donde aprovechó la falta de temple del equipo del trópico y lo derrotó sin miramientos. En cambio, y por penales (durante el juego habían empatado en 6 goles), Paraguay le propinó por primera vez en la historia una derrota al seleccionado tetracampeón del mundo, el gigante absoluto de este deporte (ganó en forma consecutiva las copas del 2006, 2007, 2008 y 2009). Dicho sea de paso, solo Francia (2005) y Rusia (2011) se alzaron con el máximo trofeo en la materia. Ah… en el último mundial los rusos vencieron en la final a los brasileros, así que tenemos que sumarles un subcampeonato y el tercer puesto que lograron en 2005.
festejosLa selección anfitriona demostró que es mucho más que un combinado. Es un equipo integrado por verdaderos amantes del deporte, impulsores del fútbol playa en el país. El plantel está liderado por Héctor Francisco «Pancho» Petrasso y se completa con los mismos que intentan difundir esta práctica día a día, esos pioneros de la actividad de mover la pelota sin nada más que sus pies descalzos en un terreno heterogéneo. No es casualidad describirlos al decir que la vienen pateando hace rato contra viento y marea. Marcelo Salgueiro (el histórico arquero); Ezequiel, Santiago y Federico López Hilaire y Gustavo Casado son los «viejos» de este plantel. También podemos destacar las participaciones de Matías Galván, Luciano Franceschini (qué golazo de bomba que clavó en la final ante Paraguay), Agustín Dallera, César Leguizamón, Facundo Minici, Sebastián Rodríguez Larreta y Jonathan Levi.
tahití 2013De esta manera, Argentina y Brasil continúan con su presencia en todas las ediciones mundialistas. Paraguay, por su parte, deberá dejar atrás esta inolvidable participación y tendrá que asumir que está para pelearle de igual a igual a cualquier rival. Los tres viajarán a Tahití a disputar la Copa Mundial de fútbol playa de la FIFA y querrán dejar su nombre instalado en los libros de estadísticas de un deporte que recién se está echando a rodar.
paraguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.