Emilio Fatuzzo es un pintor argentino, expone en diferentes museos de nuestro país tanto como en otras tierras. Pero Emilio también es escritor y presentó su libro de poesías, «Siete», más particularmente de haikus. Me cuenta que su maestro fue Ernesto Sábato, quien también era escritor y pintor.

Para Fantuzzo, el haiku tiene mucho de imagen, de momentos, de fotografía, por lo cual se acerca mucho a la pintura. Este libro fue escrito de manera fortuita, dado que el autor tomó el desafío de escribir un haiku cada día jueves durante siete años, sin más intención que auto desafiarse y «ver qué había dentro suyo». Esto fue evolucionando e involucionando por momentos, lo llevó a aprender durante el proceso y ese aprendizaje se ve reflejado en el escrito.

Además, tiene la particularidad de no tener filtros en los textos publicados, dado que su libreta de anotaciones se transformó en el libro que hoy está a la venta. Es un libro visual, porque es la reproducción exacta de la libreta, con su letra manuscrita. Tiene prólogo de Toshio Kimura, poeta japonés, presidente de la asociación de haikus en Japón.

Emilio nos lee estos haikus, que fueron escritos durante su viaje a Japón, para que podamos conocer un poco de su arte: «Lluvia nocturna, nostalgia, intuiciones. Soy indomable». «Frente al Fuji, solitario, aúllo en mi interior».

Para conseguir el libro podemos recurrir a MercadoLibre, en la editorial Liberarte o en las máquinas de Cultura Inmediata.

¿Qué es un haiku?

Es una poesía de origen japonés que se escribe según una tradición en tres versos sin rima y con diecisiete sílabas en total, divididas en cinco, siete y cinco sílabas cada uno. Finalmente, vale destacar que hacen referencia a la naturaleza y la vida cotidiana.