Luego de idas y vueltas permanentes, ofertas y contraofertas, el Gobierno Nacional llegó a un principio de acuerdo con los principales grupos de acreedores de la deuda pública.

Mediante un comunicado del Ministerio de Economía, los títulos emitidos en el extranjero por un importe que ronda los 66.300 millones de dólares podrán ser canjeados por bonistas y, además, estableció el 24 de agosto a las 5 de la tarde (hora de New York) de este año como plazo para adherirse a esta propuesta para quienes aún no aceptaron este plan. Vale mencionar que inicialmente vencía el martes 4 de agosto.

«La República Argentina y los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores (en conjunto, los ‘Acreedores que brindan Respaldo’) llegaron a un acuerdo en el día de la fecha que les permitirá a los miembros de los tres grupos de acreedores apoyar la propuesta de reestructuración de deuda de Argentina y otorgarle a la República un alivio de deuda significativo. Conforme al acuerdo, Argentina ajustará algunas de las fechas de pago contempladas para los nuevos bonos establecidas en su invitación del 6 de julio (‘la Invitación’), sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés que Argentina se compromete a realizar y mejorando, al mismo tiempo, el valor de la propuesta para la comunidad acreedora», explica el texto publicado este martes por la cartera que encabeza Martín Guzmán.

Al respecto de los principales puntos acordados entre el Gobierno y los tenedores de deuda pública, se establece que las fechas de pago sobre los Nuevos Bonos serán el 9 de enero y el 9 de julio en lugar del 4 de marzo y el 4 de septiembre; los nuevos bonos a ser emitidos como compensación por intereses devengados y compensación por consentimiento adicional comenzarán a amortizar en enero de 2025 y vencerán en julio de 2029; los nuevos bonos 2030 en dólares y en euros comenzarán a amortizar en julio de 2024 y vencerán en julio de 2030, donde la primera cuota tendrá un monto equivalente a la mitad de cada cuota restante; y los nuevos bonos 2038 en estas monedas a ser emitidos como contraprestación por los bonos de descuento existentes comenzarán a amortizar en Julio de 2027 y vencerán en enero de 2038.

El futuro económico

Sobre la relevancia de la propuesta del Gobierno Nacional para reestructurar el pago de la deuda, la diputada del Frente de Todos, Fernanda Vallejos, detalló que «lo que se está promoviendo es un tratamiento equitativo de los títulos emitidos bajo ley nacional y extranjera y esto, sin dudas, es positivo para el fortalecimiento de un mercado en moneda nacional, algo en lo que se viene trabajando con mucha vocación para poder recrear ese mercado». Además, aseguró que «esto tiene enormes implicancias por los problemas macroeconómicos recurrentes en nuestros país, en particular las tensiones cambiarias en nuestra economía”.

Asimismo, la presidente de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados expresó que «esta propuesta de canje ofrece un menú de opciones que contiene cuatro bonos en dólares que repiten las condiciones financieras de la oferta de reestructuración de la deuda bajo ley extranjera. Es decir, de los seis bonos que se ofrecen cuatro son los mismos que se incluyen en la propuesta para los tenedores de ley extranjera» y explicó que «la oferta contiene dos bonos en pesos ajustables por CER para los bonos que vencen antes de 2024, y estos dos bonos representan una posibilidad muy valiosa de pesificación de esa deuda”.

Por su parte el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, tuiteó: «Alcanzamos un acuerdo por la reestructuración de la deuda con 3 grupos de acreedores. Es nuestra convicción desde el primer día: para poder pagar tenemos que crecer. Y lo vamos a hacer empezando por los últimos para llegar a todas y todos».

La noticia también despertó elogios en la oposición, ya que el senador Esteban Bullrich destacó que «sin el detalle, es una gran noticia», a la vez que expresó que «el no cierre de la deuda estaba generando una distracción enorme, así como la imposibilidad de ir a los mercados de crédito para conseguir ayuda en la reactivación».

«Alivio»

El comunicado del Ministerio de Economía afirma que el acuerdo «les permitirá a los miembros de los tres grupos de acreedores apoyar la propuesta de reestructuración de deuda de Argentina y otorgarle a la República un alivio de deuda significativo».

Por otra parte, la noticia inmediatamente recaló en Wall Street, que reflejaron una suba de aproximadamente 9% de las acciones de empresas argentinas en la Bolsa norteamericana. El sitio económico Bloomberg dijo que debido al acuerdo «hubo una escalada de 3,2 a 46 centavos de dólar» y detalló que «Mauricio Macri no pudo cumplir lo que prometió, y el auge impulsado por la inversión no se materializó a medida que la inflación se disparó y el país se vio obligado a recurrir al Fondo Monetario Internacional para un rescate récord de 56 mil millones de dólares. El ‘izquierdista’ Alberto Fernández asumió el cargo de presidente en diciembre y comenzó los pasos para reestructurar, diciendo que la carga de la deuda no era sostenible».

Vale mencionar que la deuda tomada durante el gobierno de Mauricio Macri representa unos 187.706 millones de dólares, según un informe del Observatorio de Deuda Externa (ODE).

Finalmente, el Ministro de Economía expresó el pasado fin de semana que ahora será el turno de acordar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la renegociación de casi 44.000 millones de dólares que se le adeudan a esta entidad y otros 2.100 millones de dólares al Club de París.