Benjamín Solari Parravicini, nació un 8 de agosto de 1898, bajo el signo de Leo, era argentino y artista plástico. Sus más allegados lo llamaban «Pelón» (pelado) y fue el mayor de ocho hermanos. Ya desde niño hablaba de seres invisibles que se manifestaban, especialmente, cuando dormía.
Benjamín Solari ParraviciniCuentan las biografías de nuestro “Nostradamus argentino” que se despertaba en medio de la noche y se ponía a escribir sin mucha o nada de conciencia de lo que hacía: entraba como en una especie de trance y era vehículo de seres que él no conocía. Cuando terminaba de escribir «lo que le dictaban», seguía durmiendo como si nada hubiera pasado. Fue así como comenzó. Muchas de esas hojas las rompió (en su principio) porque no entendía de qué se trataba, hasta que un día comprobó que muchos dibujos contenían escritos que se cumplían y fue así como se dio cuenta que tenía la capacidad de profetizar.
Su perfil era muy bajo, decía que estaba destinado para ayudar a la gente y él mismo contó como conoció a su “Ángel”.
Un domingo de tarde una voz le dijo: «Deja ya por hoy tu música y toma un lápiz y un block, juntos en él dibujaremos. Te enseñaré a realizar trazos rápidos y seguros; te acostumbraré a jugar con la línea curva y la línea recta. Te demostraré cómo simplificar temas dentro de una única dimensión y te haré comprender el simbolismo plástico, con sus misterios abstractos. Poco tiempo necesitarás para llegar a dominar todo lo dicho, y cuando hayas adquirido práctica comenzaremos a encuadernar en nuevas carpetas los trabajos que a nuestra consideración convengan ser guardados; además, te entregaré en mayoría, simbólicos dibujos traduciendo profesías al llegar. Debes saber, criatura, que ya es cercano el final de finales. Llega ya la hora de las controversias, de las guerras, de las pestes, de la ceguera, de la fatuidad, del afán del oro, del crimen, del robo, del suicidio, de la indignidad. Llega al mundo la muerte, llegado es el caos».
Acá es donde empezó a guardar todas las psicografías que recibía de un ser que él identificó como Fray José de Aragón. La psicografía es también llamada “escritura automática” porque la persona entra en trance y se contacta muchas veces con seres que están desencarnados. O también seres de otros planos u otros mundos que, por lo general, el “médium” desconoce por completo su identidad. Para poder ser un médium de esta naturaleza y no caer en la locura, es necesario llevar una vida casi monástica, porque la droga y el alcohol a los seres sensibles, de conectarse con otras entidades, pueden llevarlos a delirios y locuras místicas difíciles de sacar, porque más que ser un “canalizador”, la conexión termina siendo una posesión.

Profecías

El periodo de mayor canalización de psicografias lo tuvo desde el año 1936 a 1940, muchas en la década del 70 y la persona que posee el mayor número de escritos de Solari Parravicini fue Pedro Romaniuk, profesor de meteorología en la escuela militar y director de la junta Nacional de Investigaciones de Accidentes Aéreos de la FAA, piloto de la Fuerza Aérea Argentina e investigador de todos los temas relacionados con la ovnilogía y temas paranormales. Se dice que posee más de 400 dibujos originales y que recibió ese legado gracias a un amigo en común, el profesor de Humanidades de la Universidad de La Plata y secretario del Instituto Argentino de Parapsicología, el doctor Alejandro Erú, discípulos ambos de Benjamín Solari Parravicini.
Nuestro Gran Profetizador murió el 14 de Diciembre de 1974, y cuentan las biografías, que él mismo había predicho años antes la fecha de su muerte.
Ahora vamos a ver algunas psicografías que muestran el gran poder de predecir que tenía. Por supuesto, comenzamos con esa que recorrió el mundo y dejó a todos paralizados: «las Torres Gemelas».
Parravicini“La libertad de Norte América perderá su luz, su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces.»
«El hombre en la Argentina, comienza ya el comienzo del comienzo. ¡Comprenderá lo que no comprendió por ser siempre en abundancia! ¡De nuevo será!» (año 1938)
«La capacidad inteligente de la máquina pensante dominará al mundo, será ¡Raza mundial!» (1972)
«El hombre mujer, será en dos faces. Una por nacimiento bisexo, otra por ancestralismo. El mal será el vicio en el hombre, este llevará el sexo en búsqueda y terminará en hombre mujer falso. Médicos operarán y harán bien, más el hombre mujer no será interpretado hasta el 70.» (año 1937)
«El contacto sexual disminuirá por ser de atracción desmejorada. El hombre despreciará a la mujer masculinizada y descompuesta por modas absurdas. La mujer será alejada de la maternidad por falta de deseo al hombre afeminado y descompuesto por modas ridículas. El laboratorio médico impondrá el cultivo materno en forma artificial y el hombre del mañana será de selección espermática.» (año 1937)
«La mujer pasará su cabello al hombre y el hombre pasará sus ropas a la mujer. Ambos mandarán en igualdad de mando, pero el tiempo les hundirá». (1936)
«¡Nueva era llega! Mundo en disfraz. Mascarada perenne.»
«La iglesia entregará su otorgamiento a la renunciación del Papado y el nuevo será joven de ideas.» (1972)
Ahora hay una psicografía que es la más enigmáticas de todas y que es muy difícil de descubrir porque muchas cosas se han dicho referente al “Hombre Gris”.

Gandalf El gris

Gandalf El gris


Quizás, digo quizás, porque no soy ni vidente ni médium, ni nada que se le parezca, soy una simple estudiante eterna de los símbolos y los mitos. Vuelvo a repetir, «quizás» ya estamos frente a ese “Hombre Gris”. Todos los grandes seres con mensajes de sabiduría para la humanidad estaban representados de gris, tenían vestimentas grises. Tal es así que los cuentos para niños y muchos para grandes, al hombre sabio, prudente, santificado, con poderes de mago se lo representa de gris, y este es un color para pasar desapercibido, para indicar que no se es blanco inmaculado, porque si fuera así no estaría en esta tierra aún aprendiendo. El gris, al igual que Gandalf en «El Señor de los Anillos», es el que ayuda a llevar el anillo, semejante peso para Frodo, con palabras de poder y maniobras de mago para despistar al mal.
Gris también es Merlin, el mago que acompañó al Rey Arturo, gris porque dio un paso al costado y reconoció que el oro lo lleva el Rey, gris como símbolo de humildad, nada de color, el poder radica en su sabiduría, en su sapiencia. En astrología el gris está dado en el planeta Mercurio: “la inteligencia”, o el Mercurio psicopompo: “el conductor de almas”, que es el que traslada a los muertos al Hades y los acompaña hasta dejarlos en la otra orilla.
Gris también era Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, director de Hogwarts. Es uno de los magos más poderosos y más respetados. Albus terminó sus estudios en Hogwarts brillantemente, rechazó el puesto de ministro y se dedicó a la enseñanza en el mismo colegio donde aprendió todo lo que sabe.
San Francisco de Asis

San Francisco de Asis


Los discípulos de Jesús de Nazaret vestían de gris. Hay muchas pinturas y estampitas de San Ignacio de Loyola en gris y también de San Francisco de Asís. Sé que muchos me podrán decir: «pero la vestimenta de dichas congregaciones es marrón». Sí, es verdad, pero para los que tienen la facultad de ver en otros planos, muchas veces las imágenes son como las fotografías, en colores o en blanco y negro. Si esa visión Solari Parravicini la tuvo en blanco y negro no es nada disparatado pensar que la vio “gris”.
Que quede claro que nada de lo que expongo es dogma, muy lejos de mí está en asegurar algo que simplemente comparto para que nos quedemos pensando… ¿y si ya estamos frente al “hombre gris”?