Cada 25 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de Género, declarado en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe en 1981, en el cual se recuerda el crimen de las hermanas Mirabal Patria, Minerva y María Teresa, tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana. Sus cadáveres destrozados aparecieron en el fondo de un precipicio. En el año 1999, la ONU dio carácter oficial a esta fecha.
Es un tema que, lamentablemente, día a día nos llama la atención, nos hiela la sangre, nos da miedo e impotencia cuando escuchamos los testimonios escalofriantes de mujeres que sufren o sufrieron violencia: que una mujer fue quemada o que hay un nuevo caso de femicidio son los titulares de los diarios.
Desde 2010 aumentó 60% la cantidad de casos que llegan a la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Durante mayo de 2010 hubo 530 casos y en mayo último 833 casos. Asimismo, un informe del Observatorio de Femicidios de la ONG Adriana Marisel Zambrano, indicó que cada día en el país una mujer muere víctima de la violencia de género.
Es un día en el cual se debe concientizar acerca de las formas de violencia que sufren las mujeres a diario, la física que es la más visible, la psicológica, la económica, la sexual y la simbólica, que es difícil de detectar pero no por ese motivo menos importante.
Otras cifras que se dan a conocer sobre violencia familiar y sexual es que estos casos se dan mayormente en casos de convivencia: en el 51% la víctima convive con su agresor. Solo 78 países de los 192 que conforman la ONU tienen información estadística sobre violencia de género y, en América Latina y el Caribe, solamente 16 países cuentan con información sobre violencia de género.
Un tema pendiente en nuestro país es que no hay estadísticas oficiales al respecto. Esta semana se dio a conocer que se pondrá en marcha un Registro Único de Violencia contra la Mujer desde el 1º de enero de 2013, que estará a cargo del Indec y se trabajará en conjunto con el Consejo Nacional de las Mujeres.
El registro recibirá no solo denuncias de violencia doméstica, también de casos de violencia institucional, laboral y mediática, que son los ámbitos que define la Ley 26.485. Se diferenciará, además, si se trata de violencia física, psicológica, patrimonial, contra la libertad reproductiva, obstétrica o simbólica.
Desde el 2006, con la sanción de la Ley Integral nº 26.485 y la creación de la Comisaría de la Mujer para asistir a las víctimas, se han logrado muchísimos avances al respecto, ya que hay un fuerte compromiso de las instituciones y organizaciones en la instalación mediática del tema: todos unidos en la lucha y defensa de los derechos de la mujer para decir basta a la violencia.
Es importante que las mujeres asumamos un compromiso personal y colectivo para la construcción de una sociedad libre de violencia y discriminación.
Este es un problema que afecta a 6 de cada diez mujeres en el mundo, según datos que maneja ONU Mujeres y que, en 2010 en nuestro país, llevó a la muerte a 260. Puede ser tu amiga, puede ser tu vecina, podés ser vos, puedo ser yo, todas digamos basta.
No te calles, animate a denunciar.

Un comentario de “Hoy no es un día más

Deja una respuesta