Una vez más, la impresora 3D permite el avance y el éxito en el campo de la medicina. En esta oportunidad el afortunado fue Roland Lian, un bebé de tan solo 14 meses, quien había nacido con deficiencias cardíacas y requería una cirugía lo antes posible. Los médicos del Kosair Childrens Hospital, un centro especializado en afecciones cardíacas en Louisville, Kentucky (Estados Unidos), decidieron emplear un nuevo método para llevar adelante la operación.
Roland Lian Cung BawlEl cirujano Erie Austin, con la finalidad de ver en detalle las características del corazón de este pequeño, decidió hacer una réplica del doble del tamaño para ver las anomalías con mayor exactitud. Para esto, Austin contactó a los especialistas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Louisville, a quienes les planteó el proyecto e inmediatamente se pusieron a trabajar empleando la impresora MakerBot, capaz de imprimir objetos de hasta 30 por 30 por 75 centímetros. Esta máquina deposita plástico derretido punto por punto y capa por capa.
El corazón impreso en 3D mostró que el niño había nacido con un agujero en el corazón, así como con deformaciones en la aorta y en la arteria pulmonar, por lo que se le ingresó rápidamente al quirófano.
El procedimiento fue exitoso y hoy este niño se encuentra en proceso de recuperación.