América Latina y el Caribe han logrado un 92% de avance hacia la meta de la Cumbre Mundial de la Alimentación (CMA) -reducir a la mitad el número total de personas hambrientas desde 1990/1992- y requiere un último gran esfuerzo para alcanzarla, señala la principal publicación regional de la FAO, el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2014.

Para lograr este objetivo 2,75 millones de personas deben superar el hambre durante 2015 en la región, lo que requiere que los gobiernos dupliquen sus esfuerzos, considerando que el promedio de reducción durante los últimos veinte años ha sido de 1,4 millones de personas por año.

“Once países ya han logrado la meta de la CMA. Si a eso sumamos el renovado compromiso de la región con la lucha contra el hambre, hay razones para pensar que durante el 2015 la región completa podría dar este gran salto hacia la erradicación del hambre”, explicó Raúl Benítez, representante regional de la FAO.

Según el Panorama 2014, en números absolutos el hambre en la región bajó de 68,5 millones de personas a 37 millones en poco más de veinte años. La mayor reducción se ha dado en América del Sur: de 60,3 millones en 1990/1992 a 29,5 en la actualidad, mientras que en el Caribe la reducción ha sido menor: de 8,1 millones de personas a 7,5 millones.

Pese a que los avances han sido mayores en América Latina que en el Caribe, cabe destacar que el 80% de quienes sufren hambre en la región viven en países de América Latina, lo que demuestra que la erradicación del hambre sigue siendo un problema fundamental que requiere de la acción decidida de todos los sectores de la sociedad.

“Los avances a nivel de países y de la región son innegables. América Latina y el Caribe se han convertido en un verdadero ejemplo global de la lucha contra el hambre y su experiencia está siendo seguida de cerca por la comunidad internacional”, explicó Raúl Benítez, quien destacó que, de continuar la tendencia a la baja, la actual generación podría llegar a ser la última en sufrir hambre en América Latina y el Caribe.

El Panorama analiza los factores que explican el éxito de la región y sus gobiernos en la lucha contra el hambre y señala que, junto al innegable rol del crecimiento económico y la estabilidad política en la región, lo que distingue a América Latina y el Caribe es el nivel de compromiso político que existe con la seguridad alimentaria, con una diversidad de estrategias y políticas públicas focalizadas en las poblaciones vulnerables.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.